Informan al Concello de zonas de la capital que necesitan cambios por la seguridad vial

Stop Accidentes, que llevó a cabo una campaña informativa, pide inversión a la administración


ourense / la voz

Los voluntarios estuvieron en la calle para intentar concienciar a peatones y conductores de que adopten conductas de menos riesgo para la seguridad vial. Comprobaron que tanto unos como otros cometen imprudencias. Los peatones, porque cruzan sin mirar por zonas no habilitadas y con los semáforos en rojo y los conductores porque aparcan el coche en muchos sitios que dificultan la visibilidad de los caminantes. Todo esto lo comprobaron los colaboradores de Stop Accidentes, apoyados por el colegio Cardenal Cisneros y sus alumnos, y voluntarios del Concello de Ourense, movilizados a través de la concejalía de esta área.

También que hay intervenciones que se pueden hacer en la ciudad para mejorar la seguridad de los peatones y contribuir a la pacificación del tráfico. Algunos tiempos de espera en los semáforos para peatones son demasiado largos y pueden contribuir a la impaciencia de los viandantes, en algunas calles las aceras son demasiado estrechas o los pasos de peatones están mal pintados o habría que poner LED en algunos semáforos, enumera Daniel Pousada, uno de los colaboradores de esta organización de prevención de siniestros de tráfico.

«Necesitamos el apoyo de la Policía Local, si no, no avanzamos. Si está el agente, la gente se echa para atrás. El 60 % de los peatones nos hacían caso, pero también se quejaban», reflexiona Pousada, consciente no obstante de que la plantilla de la Policía Local de Ourense es ahora corta para atender todas las demandas que hay en este sentido. Durante estas semanas, los voluntarios de seguridad vial han intentado «o solo es corregir sino escuchar y tomar nota de lo que está mal». Pasarán un informe al Concello de Ourense, aunque consideran que este es el que debe encargar una auditoría que refleje completamente los elementos que dificultan la movilidad en la ciudad.

Vieron casos como el de un autobús que dejaba a la gente en mitad de la calle en la avenida de As Caldas. ¿Por qué? Porque delante de la parada tenía un árbol que le dificultaba la salida. También contenedores delante de un paso peatonal que cortan la visibilidad, pone como ejemplo Pousada. Los voluntarios se han encontrado gente reacia a usar los pasos de peatones. En la avenida de Zamora, por ejemplo ante la delegación de Sanidad, para llegar más rápido a un supermercado; o en Peña Trevinca, donde observaron un continuo «vaivén» de peatones y las dobles filas son muy frecuentes. Pousada advierte de que es «un peligro, con climatología adversa». El paso de Doctor Fleming con Ervedelo podría quedar en intermitente pues nadie lo respeta si no pasan coches, han comprobado. También que se eliminó un paso «fundamental», muy usado, en Gómez Franqueira, frente a la estación del tren. Tampoco le ven sentido a dos pasos de peatones en el parque de San Lázaro tan seguidos.

Son algunos apuntes que tomaron en Stop Accidentes, que creen que ahora es turno para la administración para que realice inversiones en seguridad vial.

«Mil sorrisos e un perdón», el drama real de un siniestro

Las actividades de formación continúan esta semana con una jornada el miércoles en el auditorio en la que se proyectará el documental Mil sorrisos e un perdón, que cuenta la historia real de un joven que perdió una pierna a causa de un accidente causado por un conductor ebrio. Stop Accidentes, junto con las concejalías de Sanidad, Educación y Seguridad Ciudadana, presenta hoy esta actividad denominada «Ourense educa e involucra».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Informan al Concello de zonas de la capital que necesitan cambios por la seguridad vial