Cuarenta años de poso para un proyecto con aires renovados

El Ourense CF celebrará su aniversario a la espera de un partido que puede suponer el regreso a Tercera


En 1977 nacía el equipo que hoy se denomina Ourense CF y hoy convoca en el Oira Praia (20.00 horas) a todas aquellas personas que participaron como jugadores, directivos, técnicos o de cualquier otro modo ligado a la entidad a lo largo de estos cuarenta años, los mismos que ha vivido hasta ahora su actual presidente Camilo Díaz. Hablamos de toda una enciclopedia andante de la historia del club que fundó su padre, Plácido Díaz, y en el que ha sido jugador desde su más tierna infancia, técnico en la base y hasta capitán del primer equipo, antes de asumir el reto de modernizar un entramado balompédico tan arraigado en la ciudad.

«Recuerdos los tengo todos, en mi casa siempre se ha respirado fútbol y es algo que he vivido muy de cerca, aunque es verdad que aquellos eran otros tiempos», matiza el que fuera portero y que llegó a salir del núcleo de aquel club tan familiar y de barrio para jugar en infantiles y en cadetes en el Atlético Ourense Galaico. «Las canteras de entonces eran las del Ourense y el Pabellón. Después fuimos creciendo nosotros, el Velle y el Barbadás, junto a otros equipos que creo que han animado mucho el ambiente, aunque la ilusión de los niños no es la que teníamos nosotros, ni mucho menos».

De hecho, Camilo no recuerda aquellos años en los que Ponte aún no se había instalado en Oira y debía aguardar a los horarios libres en otras instalaciones. «Sí recuerdo jugar en el campo de tierra o como teníamos que desplazarnos para entrenar en Quintela, en el campo que había detrás de las Bodegas Arnoia, mientras colocaban el primer césped sintético. Cuando lo sustituyeron nos tocó utilizar el campo de Seixalbo».

Cabe recordar que antes de los años noventa, el equipo se había afianzado en la máxima categoría provincial, pero un descenso a Segunda Regional sirvió para coger impulso e iniciar una escalada que tuvo uno de sus puntos álgidos en el hasta ahora único ascenso de la entidad a la Tercera División. Fue el 9 de mayo de 1994 y el rival del por aquel entonces Ponte Ourense era el Gondomar. Los hombres que entonces dirigía José Antonio Mira Starsky necesitaban un punto, pero en el período de prolongación perdían 1-2. Llegó un córner lanzado por Tajamata y que fue rematad por Juan Carlos Sanginés para lograr el empate, el título de campeones y cambiar la historia de este club. Díaz Fernández recuerda bien aquel día: «Es curioso que tantos años después volvamos a tener otra ocasión ante el mismo equipo, pero no sé si aguantaríamos otro final así, porque venimos de lo de Valadares y eso ya fue dificilísimo, aunque al final te llevas una gran alegría».

Para los anales del club quedaron después una decena de campañas consecutivas en la categoría nacional e incluso las promociones de ascenso a la Segunda B. Antes de llegar el año 2000, el club se convirtió en Sociedad Anónima Deportiva y, aunque no consiguió dar el salto a la categoría de bronce, su apuesta por el deporte femenino se vio engalanada por el título en la máxima categoría nacional, al que añadieron una Supercopa, la Copa Ibérica y las victorias en la Copa Xunta de Galicia.

La mudanza de su primer equipo a O Couto y el cambio de nombre para convertirse en el Ourense CF no han sido entendidos por parte de la afición futbolera y, de hecho, no han conseguido una masa social de las proporciones de la UD Ourense, heredera del desaparecido CD Ourense. Aún así, Camilo tiene claro que eso no es una cortapisa para sus objetivos: «Recuerdo cuando jugábamos con Oira lleno hasta los topes, pero por lo general hoy es difícil convencer a los aficionados para que vayan al campo. Nosotros tenemos que seguir adelante con nuestro proyecto. Esta semana tenemos una bonita oportunidad de regresar a la Tercera División, pero ascendamos o no, seguiremos trabajando con la misma humildad para continuar con el crecimiento del club. Ya es seguro que ampliaremos la directiva y eso es importante, porque este es un club amateur al que mucha gente le dedica su tiempo de ocio».

Aunque el plantel de Fran Justo se la jugó con varios futbolistas extranjeros, el técnico también ha dado continuidad a los juveniles que dirigió el curso pasado. «La plantilla es joven y la base con un buen conocer del terreno como Marquitos será nuestra piedra angular».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Cuarenta años de poso para un proyecto con aires renovados