Obviedades


Ofrece el Diccionario dos acepciones para el adjetivo obvio. O es algo «que se encuentra o pone delante de los ojos», o bien «muy claro o que no tiene dificultad». Vaya, que es algo evidente. Que se lo mire quien no lo vea, vaya. Cuando el Consello Consultivo de Galicia dice, en respuesta a una duda del Concello de Ourense, que es «obvio» que se pueden aprobar unos presupuestos municipales aunque el concello en cuestión no tenga una Relación de Postos de Traballo (RPT) actualizada, se pone francamente difícil hacer una interpretación amable del dictamen. El Consultivo le está reprochando al Concello de Ourense, de forma nada sutil, la inconsistencia de su argumento (igual es más correcto decir excusa) para no presentar a tiempo el proyecto de presupuestos. Se sustente la duda en la honrada interpretación de algún funcionario meticuloso, o sea fruto de un encargo a la carta para ganar tiempo, la respuesta del Consultivo no transmite amabilidad precisamente, ni deja asomar un mínimo de duda. Igual la duda que trasladó el alcalde es una cafrada y realmente era obvio lo que se podía hacer, por lo que estaba de más la consulta. Pero, sin prejuzgar, también la banca mantuvo durante años y años las cláusulas suelo en las hipotecas, o racaneó para devolver el dinero de las preferentes, con sentencias y dictámenes a favor, hasta que llegaron tribunales con más peso, fallaron en sentido contrario y se desmoronó aquel discurso tan bien estructurado. El alcalde ha dicho que las dudas las tenían, o las tuvieron, los técnicos municipales. Normal. Va a ser que estos, entre amenazas, querellas y recusaciones, andan con pies de plomo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Obviedades