La desaparición de Belén Rodríguez, llena de incógnitas

Se baraja que pueda seguir con vida por tener conocimientos para sobrevivir en situaciones adversas


ourense / la voz

El grupo de investigación que se encarga de la desaparición de Belén Rodríguez, que fue vista por última vez el pasado 7 de abril, no descarta ninguna hipótesis y desde el día de ayer se han unido a las labores de búsqueda dos guías caninos -especializados en rastrear- así como una moto acuática y un helicóptero que finalmente no ha podido sobrevolar las zonas peinadas por las condiciones climatológicas.

De este modo, Protección Civil, Policía Local y Policía Nacional inspeccionaron ambos márgenes del río Miño en el trayecto que discurre entre Outariz y la Chavasqueira así como en los alrededores de Benposta tras conocerse que estuvo involucrada en una orden de desalojo de los terrenos tiempo atrás.

Según ha explicado Teresa Ramos, delegada de Participación Ciudadana y Prensa de la Policía Nacional en Ourense, la familia tardó en alertar de su desaparición -fue el hermano el que presentó la denuncia el día 19 de abril- porque «pese a que se trata de una familia con buena relación, no mantienen un contacto diario», por lo que no era extraño que estuvieran varios días sin comunicarse entre ellos.

La agente ha explicado que la secta con la que se vincula a la desaparecida -llamada Ramtha- ofrece «cursos de gastronomía en los que les enseñan a vivir con los productos de la naturaleza», motivo por el cual consideran que «su supervivencia puede ser mayor que en otro tipo de personas porque sabe cómo sobrevivir en situaciones difíciles». Pero también ha recordado que los últimos testigos que afirman haberla visto la describieron en estado de «enajenación».

Los trabajos de búsqueda para encontrarla se han ampliado desde Ourense al municipio de Trives, donde tenía una casa rural y la Guardia Civil intenta encontrar una pista de su posible paradero, y a Xunqueira de Espadanedo, lugar en el que tanto ella como su hermano trabajaron durante años en labores antiincendios en la zona de Monte Meda.

Ramos ha explicado ante los medios de comunicación que se trata de una «desaparición inquietante» -lo que comúnmente se denomina como de alto riesgo- porque ni su entorno laboral ni personal pueden ofrecer pistas sobre su paradero, por lo que es necesario abrir todos los protocolos y medidas de seguridad necesarios para encontrarla.

En el caso de que tras varios días Belén Rodríguez no apareciese, la agente nacional ha puntualizado que las pesquisas continuarán, aunque no con los mismos dispositivos con los que cuentan hoy en día. Esto se debe a que algunos de los medios empleados, como es el caso de los guías caninos, provienen de Madrid y se han desplazado específicamente para la ocasión.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La desaparición de Belén Rodríguez, llena de incógnitas