Vivir con naturalidad, la vida mejor

El colaborador de La Voz de Galicia, que cada sábado recuerda a los lectores que Ourense no es Oregón, presenta su primer libro el viernes en la librería Eixo


ourense / la voz

Todo tiene una historia es la historia de Isaac Pedrouzo (Ourense, 1981). O por lo menos así es como él mismo define su primer libro, publicado por la nueva editorial -y sello discográfico- Mont Ventoux que comienza su andadura en las librerías apostando por un híbrido que mezcla lo musical con lo literario, que se balancea entre lo real y lo imaginario.

«Hay más verdad que ficción, quizás no todas las historias me han pasado a mí, algunas las he cogido prestadas, las he hecho mías y las he montado», explica, sentado en el sofá del Pop Torgal, sobre el que es su primer libro. Y confiesa que no siente pudor por lo que en él cuenta, pero que le dio un poco de «miedo» que la gente que lo conoce y ya ha tenido acceso al mismo, lo haya «visto reflejado» en algunas de las historias que ha escito.

«Todo surgió de manera muy natural, un día me ocurrió una anécdota en el Torgal -lugar que regenta junto a su hermano-, la conté en Facebook y como a la gente le gustó, empecé a hacerlo todas las semanas; siempre los mismos días», explica sobre el origen de sus entradas. Así, todos los martes y jueves, relataba, de forma natural y sin complejos, hechos cotidianos empapados de una acidez que genera cierta adicción y que, poco a poco, le proporcionaron más adeptos. Él mismo percibe cómo se va profesionalizando a medida que pasa el tiempo. «Está mal que yo lo diga -explica con la timidez de quien no pretende usurpar ningún puesto de escritor- pero noto que, a medida que avanzan los textos, van siendo mejores, creo que se nota un punto en el que me lo empiezo a tomar en serio». Tanto es así que, desde hace unos meses, colabora semanalmente con La Voz de Galicia, en su edición de Ourense, con una columna que se titula Esto no es Oregón.

Es de los que piensan que «para ser un buen escritor hay que leer mucho, eso está claro, pero no basta solo con leer mucho, sino que hay que leer bien», y si se le pregunta por esa necesidad vital de música, que exhala e inhala continuamente, Isaac lo tiene claro: le viene del trabajo. A los 16 años cambió los estudios por servir copas y cafés inmerso en lo que sonaba a su alrededor. Sin embargo, es difícil concebirlo sin vinilos o discos entre las manos o sin nuevos artistas que escrutar en horario no laboral. De hecho, explica que no recuerda «una novia sin una canción, algún evento familiar sin algo que sonase» ni el día en que perdió la virginidad «sin una canción», porque para él «todas las historias tienen una banda sonora».

De todos los textos que publicó en la red social, entre junio de 2015 y septiembre de 2016, dos amigos que aparecen en los agradecimientos seleccionaron los que consideraron mejores para dar forma a la recopilación final -que desde ayer se puede comprar en librerías o en la web de la editorial- en el que cada relato va encabezado por una canción y cuya lista total de temas se puede consultar en Spotify mediante el código QR que aparece al final del libro.

Black Kids, Golpes Bajos, The Cure, Frank Sinatra, Ramones, Wilco, Novedades Carminha o The Wave Pictures son algunos de los grupos que hacen saltar, al que decida leer sus escarnios personales, desde Santiago de Compostela hasta Nueva York. Su primer beso en el cine, una caída por el balcón de su casa, la peligrosidad de poner motes o el impacto del onanismo son algunos de los temas que conforman un libro inclasificable, en cuanto a género se refiere, que podría ser el diario de cualquier tipo «con mucha suerte y poca vergüenza», como se define a sí mismo.

Y sin darse cuenta, la palabra que más repite a lo largo de la entrevista es «natural». Lo hace cuando habla de su forma de escribir y de hilar asuntos dentro de los microrrelatos, pero también cuando habla de su irremediable forma de ser. «La mejor manera de vivir es siendo natural», contrapone al retraimiento.

Este viernes, a las 19.45 horas, el autor presenta, acompañado de Manuel de Lorenzo, su «primer hijo» en la librería Eixo. El acto lo pone un poco nervioso -no es muy amigo de hablar en público, según cuenta- pero con toda seguridad ayudará a que los 500 ejemplares que han salido al mercado tengan que ser aumentados con una segunda edición.

«Mi familia, los Pedrouzo, somos gente especial. Única si lo miras bien». Así comienza la historia de un treintañero con gafas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Vivir con naturalidad, la vida mejor