«Donde la trampa está tan arraigada es difícil que no haya políticos corruptos»

También engañan los alumnos que copian o quienes pagan sin factura, dice Bustillo

.

OURENSE

La Fundación Alfonso Martín Escudero escogió Ourense para poner en marcha un Observatorio de Corrupción a nivel estatal. Su presidente explicó que el motivo de tal elección era, sobre todo, el nombre del director, el del ourensano Roberto Bustillo Bolado, profesor en el campus de la ciudad. Él y sus compañeros del grupo de investigación Medea Iuris, nueve profesores doctores, estudiarán el fenómeno de la corrupción en los poderes públicos.

-¿El objetivo es meramente descriptivo o también se pretende ofrecer soluciones para este problema?

-Las dos cosas. Por un lado, queremos cumplir una función informativa o divulgativa. Queremos que personas relevantes que tienen mucho que decir en materia de corrupción, tanto del ámbito jurídico como del académico o político, vengan a Ourense y les podamos escuchar. El observatorio será una excusa perfecta para convertir a Ourense en un centro de debate nacional e internacional sobre este tema. Y, además de esta parte divulgativa, habrá otra que se refiere a la investigación. Impulsaremos informes y trabajos académicos que puedan localizar donde están los problemas y proponer posibles soluciones.

-La propia creación del observatorio se debe a que la corrupción es uno de los problemas que más preocupa a los ciudadanos. Sin embargo, no se trata de un fenómeno nuevo. ¿Cree que ahora hay más casos de corrupción o es que existe una mayor preocupación al respecto?

-Yo lo que creo es que son dos fenómenos que se alimentan. No creo que ahora haya más corrupción que hace quince o veinte años. Lo que creo es que hay más sensibilidad con ese problema por parte de los ciudadanos y de la prensa y también creo que las instituciones funcionan razonablemente y están destapando tramas corruptas que llevaban años funcionando. Si te fijas, muchos de los casos de corrupción que están surgiendo ahora en los medios de comunicación no son de ahora; no son de hace un año ni de cinco y, de hecho, a veces no se pueden castigar porque incluso prescribieron.

-¿Hay en Ourense más corrupción que en otros territorios?

-No creo que haya más ni menos corrupción que en otros territorios; como nosotros estamos en Ourense, conocemos más lo que tenemos más cerca. No creo que Ourense tenga un hecho diferencial que haga que aquí haya más o menos que en otros sitios.

-En política es recurrente el debate sobre lo que deben hacer los dirigentes que son imputados (ahora investigados). ¿Cree usted que deben dimitir?

-Lo tengo muy claro. Hay que distinguir los temas jurídicos de los políticos. Una persona que está siendo investigada tiene su presunción de inocencia y todos debemos respetarla. Al final habrá una sentencia, esa sentencia será firme y, unas veces acertará y otras se equivocará (normalmente acertará, a veces no), pero esa sentencia será la que determinará si esa persona es culpable o no. A veces parece que siempre se criminaliza de forma excesiva a la persona que está siendo investigada y muchas veces al final no tiene absolutamente nada que ver con el posible hecho ilícito, pero hay el deber de investigarla. Otra cosa es que una persona que formalmente está acusada, sin en ningún momento perder la presunción de inocencia, tendrá en su vida algo muy importante, que es un hacer frente a ese proceso penal, que puede hacer que sea mejor que se centre en defenderse y no en gestionar funciones públicas, pero no por una cuestión de culpabilidad.

-¿Por qué cree que existe la corrupción?

-El fenómeno de la corrupción pública es un reflejo de la sociedad. En España, por ejemplo, se calcula que el 84 % de las descargas de material cultural que se hacen por Internet son piratas y es el segundo o el tercer país de Europa y el quinto o el sexto del mundo en hurtos; variamos de año en año pero siempre estamos en cabeza. En un Estado con esos datos es muy difícil pensar que en las altas esferas las cosas van a ser mucho mejor. En una sociedad donde la trampa están tan arraigada es muy difícil que no haya políticos corruptos. Un político corrupto es el que hace trampa para conseguir un beneficio, pero también la hace un alumno que copia en un examen o quien paga sin factura para ahorrarse el IVA.

Votación
3 votos
Comentarios

«Donde la trampa está tan arraigada es difícil que no haya políticos corruptos»