Ourense se rinde a la seducción del mundo de las camelias

El botánico de Montealegre acoge un millar de especies de esta planta ornamental


Ourense quiere entrar en la ruta gallega de las camelias y el primer paso se está dando este fin de semana con una exposición que acoge un millar de variedades de esta planta ornamental. Los aficionados pueden disfrutarla hoy en el parque botánico de Montealegre entre las 10.00 y las 18.00 horas. La iniciativa se desarrolla gracias a la colaboración de la Asociación Ibérica da Camelia con el Concello de Ourense. Desde la entidad municipal se pretende que esta planta, presente en muchos jardines ourensanos, se convierta en un reclamo más de la ciudad de As Burgas para atraer visitantes aprovechando una tendencia, la del turismo floral, que está en auge en toda Europa y que cada vez mueve a más aficionados a la hora de seleccionar sus escapadas vacacionales. El movimiento tuvo sus orígenes en la pasión por las rosas, generada en muchos países, especialmente Inglaterra y aquellos a los que se exportó la tradición anglosajona del cultivo del rosal, e incluso la competencia por conseguir el mejor o más raro ejemplar. Más tarde esta tendencia se contagió a otras latitudes y se amplió a otras plantas ornamentales. En la actualidad existen incluso clubes que, al igual que ocurre con los de los aficionados a la ornitología, organizan viajes para sus miembros por jardines y parques de todo el mundo.

La cita ourensana es un primer intento por abrirse camino en este terreno y, además de disfrutar con la exposición de las camelias, se han programado talleres relacionados con su cuidado y cultivo. El primero tuvo lugar ayer, con el título «Camelia en mosaico», y hoy se desarrollará el segundo, entre las 11.00 y las 14.00 horas, bajo el epígrafe «Camelia en esmaltado».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Ourense se rinde a la seducción del mundo de las camelias