El último vestigio del antiguo Pabellón cambia de cara

Las obras del Anexo, construido en 1989, eran una asignatura pendiente para las estructuras del deporte municipal


ourense / la voz

Los más de 52.000 usuarios mensuales que registran las céntricas instalaciones de Os Remedios son un elevado número para un complejo que fue licitado hace medio siglo por primera vez, para ir creciendo -y remodelado en algunos casos con el paso del tiempo-, hasta su actual aspecto. Las obras que debían cambiar la cara de su pabellón anexo eran una de las cuentas pendientes de la institución local y, ayer mismo, el alcalde de Ourense visitaba el recinto para ver en persona los trabajos en su fase inicial.

Se trata de una infraestructura construida en 1989 que contaba prácticamente con las mismas características de entonces y que con el nuevo proyecto verá sustituida su vieja superficie de juego de linóleo por un pavimento deportivo de alta calidad en absorción del golpes, fricción y uniformidad. También se remplazarán las gradas telescópicas por otras mecanizadas con asientos individuales de polipropileno y se instalará un sistema de calefacción para evitar bajas temperaturas que afectaban al recinto.

La anhelada obra fue adjudicada a Mondo Ibérica SA, por un importe total de algo más de 214.000 euros, casi un 30% menos que el precio de licitación inicial. Una baja aceptada por los técnicos, al tratarse de una empresa que, siendo instaladora, también fabrica las estructuras. El plazo de ejecución finalizará el próximo febrero.

Aún así, además de la esperada reforma del anexo que ya está en marcha, también se perfilan otros cambios para optimizar los servicios de las infraestructuras deportivas del Pabellón. Así sucede en la zona del antiguo sótano, que pretende convertirse en un nuevo espacio con dos alturas, que incluirá ventanales con vistas al campo de fútbol.

Otro de los puntos cardinales del centro deportivo de Os Remedios es el de la Piscina Rosario Dueñas que, además de ser una de las mecas competitivas a nivel autonómico alberga también a un buen número de abonados, como sucede también en la Pedro Escudero, más pequeña. En los últimos meses se ha extremado el cuidado para mejorar la limpieza en las instalaciones, que había provocado el mayor número de quejas registradas por el servicio. Y es que en una superficie de 27.000 metros cuadrados, el complejo incluye más de 40 vestidores y 300 duchas.

En suma, una regeneración que sigue en marcha gracias a la respuesta de los ourensanos, siempre ávidos de renovar su vínculo con el Pabellón.

comodidad para el público

La sustitución del graderío facilitará el acceso de espectadores. No era sencillo presenciar un partido en el Anexo de Os Remedios. Sus viejas gradas ya han sido removidas y serán sustituidas por otras con asientos individuales, que se verán acompañadas por un sistema integral de calefacción que además de favorecer el trabajo de los deportistas en partidos y entrenamientos, también hará más confortable para los espectadores su presencia en los espectáculos que allí se desarrollen.

pista de última generación

Una firma experimentada ofrece su garantía. La presencia de Mondo Ibérica en los trabajos de instalación de la nueva superficie de la cancha del anexo es una buena noticia para los deportistas que habían experimentado en sus propias carnes las diferencias entre jugar en la pista central de Os Remedios o utilizar la vecina. De la antigua instalación de los años 80 se pasará a una de las punteras en cuanto a competiciones a cubierto para distintas modalidades deportivas. fotos santi m. amil

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El último vestigio del antiguo Pabellón cambia de cara