El conflicto de las empresas del sector complica el transporte metropolitano

La comarca de Ourense espera un servicio que ahorraría tiempo y dinero a usuarios


ourense / la voz

El transporte metropolitano es uno de esos proyectos que se enquista en la ciudad de Ourense. Pese a ser anunciada su puesta en funcionamiento de forma inminente en diferentes ocasiones, lo único cierto es que el calendario ha entrado de lleno en el 2017 sin que sea una realidad. Pese a que desde la Consellería de Infraestruturas se confiaba a mediados del 2016 que estaría en marcha a finales de verano o en otoño, el ansiado servicio no acaba de cristalizar. Según indicaron fuentes municipales, los últimos movimientos en el sector del transporte no ayudan. La renuncia masiva anunciada por las empresas concesionarias del servicio regular de viajeros se han convertido en una traba más para el transporte metropolitano en Ourense. Y es que en ese escenario de negociaciones para llegar a un acuerdo contrarreloj que salve los recorridos con las diferentes poblaciones del rural no resulta sencillo introducir una nueva pieza en el puzle.

Las mismas fuentes sostienen que las previsiones para su puesta en funcionamiento ya no son tan optimistas y que no está previsto que se ponga a funcionar a corto plazo. Este parón en el avance del transporte metropolitano llega después de que el Concello de Ourense se sumara al convenio que habían firmado ya los otro siete ayuntamientos del área metropolitana implicados: Barbadás, Pereiro de Aguiar, San Cibrao, Toén, Punxín, Coles y Amoeiro. La población estimada que se verá beneficiada cuando el servicio se ponga en marcha es de 137.250 habitantes, de los que casi el 80 % pertenecen a la capital ourensana.

De acuerdo con las estimaciones que ha realizado la Consellería de Infraestruturas, el ahorro medio anual para un usuario habitual del transporte metropolitano sería de 600 euros.

Queda por decidir el modelo

Una vez que se superen todas las trabas técnicas que dificultan la puesta en marcha del servicio, todavía queda un debate pendiente: la ubicación de los intercambiadores. Los técnicos deberán decidir si optan por dejar penetrar hasta el centro urbano los buses que llegan desde el área metropolitana o por si el contrario se instalan intercambiadores a la entrada de la ciudad. Ambas propuestas tienen defensores y detractores. Por ejemplo, el sector comercial siempre ha sido contundente al asegurar que si había que realizar transbordos, el proyecto estaba condenado al fracaso. La posibilidad de que arranque sin definir la ubicación de las paradas es una opción que apuntó el Concello y que no convence a profesionales como los taxistas.

El pliego para el nuevo contrato del bus urbano hace ya más de cien días que podría licitarse

El servicio del autobús urbano lleva en precario desde mayo del 2015. Y seguirá así durante una buena temporada. El proceso para la adjudicación del contrato es más largo de lo habitual, toda vez que por ley es obligatorio que se publique durante un año en el Diario Oficial de la Unión Europea. Fue un trámite que no realizó el anterior gobierno socialista, pese a que había anunciado durante la recta final del anterior mandato que ya tenía el pliego prácticamente perfilado. Sí realizó ese trámite el nuevo gobierno del PP. Se publicó en septiembre del 2015, por lo que desde hace un centenar de días ya podría sacarse a concurso. El concejal de Infraestructuras, José Araújo, explicó sin embargo en la última junta de área que al proceso todavía le queda por quemar varias etapas administrativas. El pliego técnico todavía no se había cerrado la semana pasada por parte de los técnicos. Después aún tendría que pasar por el servicio de contratación donde le quedaría un recorrido que se prolongaría durante meses, previo paso por los servicios de fiscalización del Concello de Ourense. «Es una pena, porque hace ya más de cien días que se podría haber lanzado el concurso y no es así», explicó el concejal del PSOE, Javier Rey.

A la espera de que haya avances en la tramitación, el servicio es prestado en precario por la UTE Urbanos de Ourense. El Concello descartó en su momento un contrato transitorio hasta la nueva adjudicación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El conflicto de las empresas del sector complica el transporte metropolitano