Tapices


Cuando este verano nos sentamos a ver los Juegos Olímpicos, sí, me refiero a esas modalidades en las que solo reparamos cada cuatro años, la mayor parte recordamos también que el deporte femenino de nuestro país sube como la espuma.

De igual modo en Ourense, la casi totalidad de las internacionalidades absolutas que enumeramos a día de hoy corresponden a mujeres y, aún así, una encuesta a pie de calle -esas que fallan con estrépito en cuestiones políticas- apenas nos ofrecería uno de esos nombres de deportistas brillantes que han alcanzado alto nivel en sus especialidades.

Pues si rizamos el rizo y nos vamos a los tapices gimnásticos, casi podríamos decir que solo las entrenadoras del Ximnasia Pavillón y su escuela vinculada podrían nombrar a figuras en ciernes de la rítmica nacional, como las integrantes del combinado prebenjamín (niñas de 8 años) y el infantil que se distinguieron en Valladolid entre los mejores de España.

¿De qué nos extrañamos? ¿O es que acaso no fue una ourensana, Marta Bobo, la que representó a la piel de toro en los primeros Juegos que incluyeron la rítmica en su programa? Los recortes presupuestarios y, sobre todo, la falta de instalaciones adecuadas fueron un freno, pero todo lo que huele a gimnasia en Ourense viene aderezado de esfuerzo y horas de entrega. Además del Pavillón, también brilla con luz propia la labor del Marusia en Ribadavia y de escuelas de alguna otra villa. El trampolín, con el propio Pavillón y el Burgas es nivel top, a la vez que muchos padres y madres se vuelcan en que la acción no decaiga sobre los tapices. Lástima que no haya más.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Tapices