Así es un centro de salud 10

La avanzada cartera de servicios, su nivel asistencial y la amplia labor investigadora coloca al ambulatorio de A Cuña-Mariñamansa entre los mejores de España


ourense / la voz

El centro de salud A Cuña-Mariñamansa abrió sus puertas en 1987 y los profesionales que estrenaron aquella instalación recuerdan que tuvieron que organizar reuniones en iglesias e incluso en bodegas para llegar a los vecinos de los barrios de su zona de influencia y «captar clientes» que hasta el momento utilizaban otras instalaciones con mejores posibilidades de transporte público.

Ese espíritu proactivo de la plantilla se ha mantenido a lo largo de los años. Su afán de mejorar la asistencia a los residentes en esta zona de la capital ourensana les ha llevado a asumir cada vez un mayor número de programas de salud, a menudo de forma pionera y mucho antes de que se generalizaran impulsados por el Sergas. Un ejemplo es el seguimiento y atención a pacientes crónicos y pluripatologicos que en este centro de Primaria desarrollan desde hace décadas.

Hoy son uno de los pocos de Galicia que oferta una cartera de servicios avanzados plena. Son, por ejemplo, centro de referencia para la atención en salud bucodental de personas con minusvalía psicofísicas tanto de Ourense como de otras zonas del sur de Galicia; fueron pioneros en la formación de médicos residentes (MIR) -este año han estrenado el programa para enfermería (EIR)- y solo en los cinco últimos años acumulan más de treinta trabajos científicos publicados por revistas especializadas nacionales e internacionales. Esos son algunos de los méritos que tuvo en cuenta el jurado de los premios de excelencia asistencial Best In Class para seleccionar a este centro de salud ourensano entre los diez mejores de España, aunque al equipo que dirige Xosé Luis Muíño López-Alvarez, los reconocimientos que más les agradan son los que le han hecho llegar desde las asociaciones vecinales de su zona de influencia.

Pero ¿cómo consigue un centro de barrio llegar a ese nivel? Alexandre Naveira, coordinador de enfermería, y el propio Xosé Luis Muíño -que están desde que comenzó a funcionar- coinciden en que el mérito está en el espíritu positivo que impera en la plantilla y en que la suerte tuvo algo que ver. «Xuntámonos xente moi nova, que tiñamos moitas ganas de facer cousas e inquietudes moi similares, un eixo común; e como todos remamos na mesma dirección todo foi rodando e os que foron chegando sumáronse a ese xeito de facer as cousas», apunta Naveira. «E tivemos a fortuna de que por aquí foi pasando moita xente extraordinaria; incluso hoxe en día temos residentes que sen dúbida superan os titores», resume Muíño.

El coordinador de enfermería apunta como elemento clave para mantener el buen ambiente la idea de que todos suman, sea cual sea su especialización o su labor dentro del organigrama del centro; incluso los novatos. «A xente que ven trae novos coñecementos que tamén axudan», dice. El intercambio de ideas es precisamente otra de las claves de funcionamiento. Los distintos profesionales de la plantilla se reúnen semanalmente en varias sesiones tanto de organización interna como de análisis de casos.

«Eu penso que en calquera profesión, e na vida en xeral, hai xente extraordinaria que funciona en calquera medio e xente nefasta coa que non hai nada que facer; pero o groso da poboación, sexa cal sexa a súa ocupación, ten tendencia a facer as cousas ben. Se nun centro de traballo hai unha boa dinámica o groso se une porque esa é a tendencia natural», señala el director.

No obstante el centro de salud de A Cuña-Mariñamansa no es el mundo de yupi. «Tamén existen conflitos, como en calquera grupo humano», dice Muíño. «O que tentamos é que non se enquisten», aclara Naveira.

«Xa se nos queda pequeno e necesitamos mellorar a accesibilidade»

Mucho antes de que se conociese el fallo definitivo del jurado encargado de otorgar el premio Best in Class al mejor centro de Primaria de España, en el de A Cuña-Mariñamansa ya tenían asumido que no serían los ganadores. «Somos conscientes das nosas limitacións. Faltan algunhas cousas que seguro que o xurado terá en conta. O certo é que o edificio xa se nos queda pequeno e necesitaríamos tamén mellorar a accesibilidade», razonaba el jefe de servicio. Ampliar o construir un nuevo edificio es algo que ven difícil, aunque no renuncian a ese sueño; pero para otras carencias están dispuestos a dar la batalla.

Precisamente la accesibilidad está dentro de la carpeta de objetivos sobre los que están trabajando para conseguir mejoras en el futuro inmediato: «Temos que lograr eliminar barreiras, tanto arquitectónicas como de outro tipo. Queremos ter sinalización para invidentes e para xordos. E tamén lograr máis iluminación no exterior», resume. Otro de sus planes tiene que ver con la basura que genera un centro de este tipo y que habitualmente se considera residuo sólido urbano . «Pensamos que hai que atopar outro xeito de xestión, porque aínda que non se bota nada tóxico nin cortante nin punzante, hai restos que deberían de ter outro tratamento», apunta el director. Muíño también pide «mais tempo» para que los profesionales puedan seguir avanzando tanto en la calidad asistencial como en la investigación. Lo lograrían, según dice, solo con que las ausencias y las bajas de los profesionales fuesen cubiertas de forma completa por sus sustitutos.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Así es un centro de salud 10