Ourense lidera el diseño de un plan para detectar la enfermedad renal

Fina Ulloa
Fina Ulloa OURENSE / LA VOZ

OURENSE CIUDAD

Santi M. Amil

En la provincia se diagnostican anualmente entre 50 y 60 nuevos pacientes

28 oct 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

La insuficiencia renal es el mayor factor de riesgo cardiovascular. Las personas cuyo funcionamiento del riñón está entre 45 y 75 mililitros por minuto, por ejemplo, tienen cuatro veces más riesgo de tener un infarto o un accidente vascular. Esta es además una enfermedad muy prevalente entre la población y, lo más preocupante, muchos de los afectados desconocen que la padecen. Así lo aseguraba ayer el jefe de nefrología del CHUO, Alfonso Otero González, que apuntó que en la provincia la incidencia está entre 50 y 60 nuevos pacientes. Esa es la cifra de los que llegan diagnosticados a diálisis pero en ella no están todos los que son.

El primer estudio realizado en España sobre prevalencia renal oculta -que se desarrolló precisamente desde Ourense en su fase piloto-, ya constató hace más de una década que muchos pasan desapercibidos. «El 6,8 % de la población mayor de 18 años tiene distintos grados de insuficiencia renal y la desgracia es que no lo saben; y además hay un 45 % de las personas con esta patología que fallecen antes de llegar a la terapia sustitutiva de diálisis o al trasplante», apunta Alfonso Otero.

Esa realidad se vuelve más preocupante por otra constatación que ayer resaltaba el responsable del servicio en el CHUO: «La inmensa mayoría de las causas de esta enfermedad son evitables», señala. Los estudios han demostrado que la hipertensión está detrás del 24 % de los casos de personas que tienen esa patología, sin saberlo; otro 26 % son obesos, el 10 % son diabéticos y un 30 % tienen alteración metabólica del colesterol. «Todos esos problemas son evitables y con políticas de prevención primaria y secundaria, la incidencia de la insuficiencia renal sería mucho menor», asegura Alfonso Otero, que matiza que que las causas genéticas e inmunológicas que llevan a esa enfermedad representan escasamente el 5 %.