Presión añadida para apurar la aprobación del nuevo PXOM

En el mejor escenario, al menos durante unos meses estará plenamente vigente el superado plan del año 1986


ourense / la voz

La anulación de la ordenación urbanística provisional que aprobó la Xunta en septiembre del 2011, a la espera de la revisión y aprobación del nuevo plan de urbanismo, coloca a Ourense -una vez que la sentencia sea firme- en la delicada situación de regirse en su ordenación por un documento de 1986, obsoleto, absolutamente superado por el crecimiento de la ciudad. El efecto práctico de este revés judicial es, de todos modos, relativo. La iniciativa privada en el sector de la construcción está ralentizada, como consecuencia de la crisis y así seguirá, según creen los expertos, con normas o sin ellas.

el motivo

Ausencia de información pública. La Xunta había aprobado la ordenación provisional con rapidez. Desde el Concello de Ourense, tan pronto como el Supremo dio en marzo del 2011 la puntilla al PXOM del 2003, se detallaron con celeridad los proyectos estratégicos que estaban en marcha y precisaban amparo para que continuaran adelante o para su eventual desarrollo. La Xunta dejó fuera el del campus y añadió quince más, de ámbito privado, con el afán de respetar aquellos proyectos en los que se hubieran iniciado ya actuaciones. Para el presidente de los constructores, Eligio Nieto, era suficiente. Seis de esos quince tenían aprobados sus proyectos de urbanización desde 2008. No se hizo exposición pública de la ordenación. Se presentaron nueve recursos contra ella. Unos, de particulares que se sentían perjudicados por la inclusión de esos quince ámbitos; otros, de litigantes habituales en asuntos de urbanismo, sin interés directo. La Asociación de Propietarios de Fincas Urbanas recurrió contra todos los ámbitos privados.

el precedente

Un desenlace previsible. Cuando el Tribunal Supremo anuló la ordenación provisional del municipio lucense de Barreiro en febrero del 2014, por no haber hecho la exposición al público, que Ourense siguiera el mismo destino era lo previsible. El Tribunal Superior de Galicia aplazó, no obstante, su decisión y planteó una cuestión de constitucionalidad, que fue inadmitida a trámite el pasado mes de mayo. Empezó entonces la cuenta atrás definitiva.

el resultado

Impacto amortiguado. El concejal de urbanismo, José Jesús Cudeiro, contaba con esta posibilidad. Si era una prioridad la aprobación del nuevo PXOM, ahora lo es más. Con la salvedad de que, por mucho que se apure, será inevitable pasar un período de transición con el PXOM de 1986 plenamente vigente. Las nueve sentencias del TSXG, notificadas a las partes el martes, dejan claro que hay un mes de plazo para la preparación de los eventuales recursos de casación ante el Tribunal Supremo. En tres o cuatro meses, de acuerdo con los períodos que son habituales, dirá el Supremo si admite o no. En este último caso, previsible, las normas desaparecen.

las consecuencias

El centro de salud de O Vinteún, sin soporte. Amparaba la norma, dentro de los ámbitos de interés general, el edificio judicial y centro de salud de O Couto, ya hechos; una residencia privada geriátrica y centro de día de O Couto, detrás del edificio que hoy alberga el Centro de Información á Muller, olvidada; el centro sociocultural de La Molinera, hecho; equipamiento deportivo y sanitario en Eiroás, ejecutado en la parte lúdica, pero no en lo que tocaba al centro de salud de O Vinteún, por lo que deberá esperar al nuevo PXOM; la de la Confederación Hidrográfica en Ponte Lebrón, imposible con el plan de 1986; la ordenación del área termal en campo de Santiago y As Caldas, sin hacer, exigiría revisión; el plan de sectorización industrial en Santa Cruz de Arrabaldo, olvidado por el desinterés de Coren, y la modificación para mejorar la accesibilidad al barrio de O Cuco, ya ejecutada. La actuación en O Fonsillón-A Farixa para Eroski queda sin cobertura, de la misma forma que la finca Mariñamansa, cuyo proyecto de urbanización frena la Hidrográfica, aunque en este ámbito la Xunta habilitó un mecanismo extraordinario para garantizar la legalidad de la ampliación del CHUO. Tampoco han encontrado salida actuaciones vinculadas a la ronda bulevar y vías en O Polvorín. Las no ejecutadas encontrarán, sea como fuere, acomodo en el nuevo PXOM, por lo que solo se verá aplazada su ejecución.

los privados

Ritmo muy diferente. Partía la Xunta de dar cobertura a aquellos ámbitos con proyectos de equidistribución o urbanización aprobados. Unos han respondido a las expectativas y otros han caído en desgracia. Funcionaron los denominados San Francisco II, A Sobreira, AR-13-N Covadonga, Alejandro Pedrosa, rúa das Travesas, praza Sagrado Corazón, rúa do Entroido y el SURBZ 8C Covadonga. Están olvidados y quedan sin cobertura las llamadas Fonte do Monte, Barrocás, finca Murias y rúa da Sila. Otras tienen licencia y podrían iniciar las obras de forma inmediata, como Eiroás II y Eira Vella.

lo inmediato

Urgencia para aprobar la revisión del PXOM. El plan de urbanismo de 1986 está superado. Al nuevo le faltan dos acuerdos: uno político y otro económico, para desbloquearlo. El económico pasa por pagar 87.000 euros al equipo redactor por un trabajo no previsto en la adjudicación, cual es la adaptación del documento a la nueva legislación del suelo. Sin cobrar, no lo entregan. El político implica a los grupos municipales. El cumplimiento de los plazos, entre informes y adaptaciones, permite estimar que en un año podrá estar vigente, salvo que sea necesaria una nueva exposición al público. En principio, según los informes que maneja el concejal de urbanismo, no es así. De no ser así, el plazo se prolongaría mucho más. En el mejor de los escenarios habrá un tiempo en el que estará vigente el plan general del año 1986.

El alcalde urge acuerdos y subraya que el plan viene del gobierno socialista

El alcalde, Jesús Vázquez, apeló ayer a la necesidad de apurar acuerdos con los grupos políticos. En su valoración de la situación que abren estas sentencias, que dijo conocer por la prensa, el regidor insistió en que el actual gobierno local trabajó sobre la base del PXOM redactado por un equipo que en su día fue elegido por el anterior gobierno local.

«Nós asumimos como propio o anterior documento e fixemos o esforzo polo ben da cidade. Creo que os demais deberían facer o mesmo nos próximos meses». Apeló el alcalde a la necesidad de que se conciencien los grupos políticos, pues la ciudad «non pode» seguir estancada. Poner obstáculos, apunta, haría responsable a quien lo haga de la «paralización total» que se puede dar.

No se trata solo, matizó, de la construcción, sino que con la ordenación urbanística «estamos abrindo as portas a que entren outros investimentos, hoteleiros de carácter industrial, ou comercial». Cree Jesús Vázquez que se deben superar los pruritos de carácter político, puesto que, según sus palabras, «no fondo en todos nós subxace a idea de que Ourense ten que primar».

«Nós fixemos a aposta por un PXOM que non é no noso, ven da anterior etapa e foi moi criticado», indica, para insistir en la voluntad de aceptar gran parte de las alegaciones y trabajar con el equipo redactor, heredado también de la etapa socialista. «Entendemos que o grupo socialista ten que facer un esforzo para chegar. Non tería moito sentido que por nimiedades, ou por pequenas cuestións que podan estar xustificadas por razóns de carácter técnico», entre las que alude a situaciones jurídicamente difíciles que puedan dar lugar a indemnizaciones, no haya acuerdo. Vázquez cree, al margen del guiño al PSOE, que debería ser posible el acuerdo con todos los grupos, estimulado por la nueva situación tras la nulidad de las normas.

Lamenta Jesús Vázquez que se les hubiera acusado de echar abajo el trabajo anterior para empezar de nuevo. No fue así, insiste, e agora «temos que ceder todos e que gañe Ourense: nós partimos xa de que asumimos un PXOM que non era o noso». «É momento de pensar no futuro, independientemente de que se nós colleramos o PXOM noutro momento, fariamolo doutra maneira. Agora todfos somos partícipes do que se faga», añadió.

En sus reflexiones, al ser abordado antes del inicio de los actos de celebración dela patrona de la Guardia Civil, el alcalde de Ourense aseguró que sea cual fuere el desenlace, «o éxito ou o fracaso terá nomes e apelidos».

Reacciones políticas

Ourense en Común, por su parte, reclamó ayer medidas «para evitar que nun futuro se teñan que asumir responsabilidades patrimoniais tanto da Xunta coma do Concello, pola anulación destes instrumentos» urbanísticos. Esta organización atribuye la responsabilidad política de la anulación del PXOM y de las normas al presidente de la Xunta. Ninguna otra organización se pronunció ayer sobre este conflicto.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Presión añadida para apurar la aprobación del nuevo PXOM