La obra del CHUO o el enlace de la A-52 con San Cibrao, retos tras el 25-S

Muchas de las promesas electorales de las autonómicas ya eran compromisos a desarrollar en las elecciones del 2012


ourense / la voz

Las convocatorias electorales son como las promesas de las noches de San Lorenzo. Puedes ver la lluvia de estrellas del estío y pedir todos los deseos que lleves atesorando a lo largo de tu vida. El resultado siempre es el mismo: en agosto del próximo verano, como si fuera la canción del grupo pijo-hortera creado por los publicitarios de la casa discográfica de moda, seguirán esperando a hacerse realidad porque la lluvia de meteoritos no pasa de ser el típico mito veraniego. Como los amores estivales o el partido de solteros contra casados de las fiestas patronales del pueblo.

En este verano de promesas que nada tienen que ver con las Perseidas, los políticos se aferran a las esperanzas y deseos siempre expectantes de los electores, un clásico que siempre funciona porque los proyectos incumplidos no son otra cosa que las demandas pendientes.

El candidato del PP a la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijoo, desgranaba recientemente en la ciudad sus propuestas para la provincia de contar con la gestión autonómica para los próximos cuatro años. Una comparecencia, la del mirador de Montealegre, cuyo contenido -parque acuático de Monterrei a un lado- serviría para eses mensajes que tienen el mismo valor en una dirección u otra. Sea cual sea el emisor y el receptor.

Los grandes proyectos que reivindican los ourensanos mantienen su vigencia desde hace años y siguen sin hacerse realidad, por mucho que en algunos casos se haya avanzado en las propuestas. A la cabeza de las grandes intervenciones siguen propuestas como la ampliación del CHUO o la construcción de la futura estación intermodal del tren de alta velocidad. Según anunció la pasada semana Núñez Feijoo, los próximos cuatro años servirán para ver finalizada la ampliación «do Hospital de Ourense, para convertelo nun hospital innovador e punteiro que será referencia tanto en Galicia como no resto de España».

Estación de Foster

Otra de las demandas históricas de la provincia pasa por la conexión del polígono de San Cibrao das Viñas con la A-52, un proyecto que ya anunció en su día el exvicepresidente de la Xunta Anxo Quintana -el bipartito dejó el gobierno autonómico en el 2009-. Entre las «novas propostas» para la provincia anunciaba Feijoo, el pasado día 7 en Montealegre, figuraba su compromiso de seguir «mellorando as infraestruturas e a mobilidade dos ourensáns, coa conexión do polígono industrial de San Cibrao coa A-52».

La llegada del AVE, el eterno mito de Sísifo, nunca deja indiferente a los ourensanos. La última previsión tras múltiples aplazamientos fijaba el horizonte en el 2018. El regateo se centró en la propuesta de Norman Foster, el icono que iba a poner a Ourense en el mapa de la modernidad -según el PSOE, que fue quien promovió el proyecto- o el mayor de los despilfarros -según el PP-. Tras años renegando de Foster, finalmente el nuevo gobierno municipal del PP y Ana Pastor anunciaron una intervención en esa línea -con 100 millones como referencia- y Alberto Núñez Feijoo enarbolaba en Montealegre la bandera de la «construción da estación intermodal» como uno de los hitos de un futuro gobierno del PP para los años 2016-2020.

Termalismo y circunvalación

Como quiera que las promesas se van haciendo un reseteado con los años, las reivindicaciones de antaño son las ilusiones de futuro de los políticos.

Iniciativas como la creación de un hotel balneario que sitúe a la ciudad en el circuito termal gallego, la creación de la red de transporte metropolitano -un demanda ya añeja hace 20 años que es carne de hemeroteca- o la añorada circunvalación de la ciudad de Ourense son promesas electorales para el próximo mandato que ya fueron propuestas de campaña en el 2012, o incluso antes.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La obra del CHUO o el enlace de la A-52 con San Cibrao, retos tras el 25-S