Un conductor sin carné se delata al ser detectado por velocidad excesiva

Al carecer de permiso y no tener dirección en España, fue detenido y quedó sin el coche


ourense / la voz

Si el joven R. G. C. fuera lector habitual de periódicos, o estuviera atento a las noticias que difunde la Dirección General de Tráfico o la Guardia Civil, seguramente tendría conocimiento de la «tolerancia 7». Y sabría probablemente en qué punto salta la alarma y cómo, si se trata de un radar móvil, con toda seguridad andará cerca una patrulla de la Guardia Civil de Tráfico, que lo obligará a parar, le pedirá la documentación y le notificará la infracción, o le reclamará el pago, si se trata de un ciudadano extranjero. De haber tenido noticia de ese índice 7, R. G. C. hubiera extremado precauciones para no sobrepasar los límites de velocidad. Lo hizo en mal momento en la A-52. No solo fue denunciado y acabará juzgado, sino que además se quedó sin su coche. Y todo por circular a 135 km/h en un tramo de autovía limitado de forma genérica a 120 km/h.

Si hubiera evitado que su Honda Civic rebasara los 130 km/h, el radar no se hubiera activado, no lo hubieran parado y hubiera podido seguir al volante, pese a no tener carné ni haberlo obtenido nunca. Podía ser identificado en un control rutinario, pero, de no haber mediado esta circunstancia, su irregular proceder quedaría impune.

Matrícula francesa

El episodio se produjo el miércoles a media tarde. Un equipo del servicio de radar del destacamento de tráfico de la Guardia Civil de Ourense, desplegado como parte de una campaña de la DGT de control de velocidad, detectó un Civic con matrícula francesa en el kilómetro 236 de la A-52 en sentido Benavente. Una patrulla lo paró poco después. Se identificó el conductor, de nacionalidad española y residente en Francia. No llevaba permiso de conducir expedido en España. Comprobaron si lo había obtenido en Francia o en otro país europeo. Tampoco.

Al carecer de permiso de conducir, sin ofrecer tampoco un domicilio en España, ni ir con él personas que pudieran continuar al volante, fue detenido como presunto autor de un delito contra la seguridad del tráfico al tiempo que se le incoaron diligencias al juzgado de guardia.

Tolerancia 7

La determinación del nivel de «tolerancia 7» supone, por indicación de la DGT desde hace un año, que los radares tanto fijos como móviles saltan para denunciar los excesos de 7 km/h si la velocidad máxima es de 100 y del 7 % cuando es superior. De este modo, con un límite e 120 km/h, circular a 131 km/h da lugar a la denuncia automática. No contaba con ello, seguramente, R.G.C. cuando se aventuró sin carné de conducir por las carreteras de Ourense. Se delató solo.

Se enfrenta a una pena de tres a seis meses de prisión, multa de doce a veinticuatro meses o trabajos en beneficio de la comunidad entre 31 y 90 días. La eventual conformidad con la petición fiscal permite rebajarla.

De 315 vehículos controlados en la A-75, cincuenta fueron denunciados

Mientras, un control masivo de velocidad en el punto kilométrico 3 de la A-75, que conduce desde Verín a Portugal, dejó como fruto medio centenar de denuncias a otros tantos conductores. La acción de la Guardia Civil de Tráfico permitió controlar en dos horas un total de 315 vehículos. La práctica totalidad de los conductores denunciados por exceso de velocidad son ciudadanos portugueses en tránsito de regreso de sus vacaciones. La velocidad más alta de las registradas en los radares móviles y notificada en mano al afectado ha sido 166 km/h, correspondiendo a un turismo con matrícula de Luxemburgo.

La campaña de control de velocidad de la DGT se mantendrá hasta el próximo domingo, día 28.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Un conductor sin carné se delata al ser detectado por velocidad excesiva