La derrota hace aflorar las disputas internas entre los socios de En Marea

Podemos y Esquerda Unida acusan a Anova de no participar en campaña e incluso de entorpecerla y los nacionalistas se quejan de que sus líderes fueron despreciados


Ourense

Las disputas entre los socios de En Marea ya existían con anterioridad pero la tregua terminó el domingo cuando se conocieron los resultados electorales que desalojaban del Congreso a su único diputado por Ourense, David Bruzos. Este es independiente, es decir, no milita en ninguna de las tres organizaciones que forman parte de la coalición y, en una entrevista publicada ayer en La Voz de Galicia, admitía que «parte de Anova, especialmente en Ourense, non estaba todo o a gusto que estaban antes co resto da candidatura e pode que esa xente estivera algo desmobilizada para participar nesta campaña». Los líderes de Podemos y Esquerda Unida en la ciudad no solo están de acuerdo en reprochar a los nacionalistas no haber participado lo suficiente, sino que llegan incluso a acusarlos de entorpecer la campaña.

Alfonso Víctor Ferreiro, secretario general del partido de Pablo Iglesias en Ourense, explicaba ayer que «miembros de Anova han contribuido a sembrar el desconcierto». Les reprocha «no anteponer el proyecto a las siglas» y se adelanta a las críticas de la formación liderada por Beiras al asegurar que el problema en los resultados electorales ourensanos no ha sido la ausencia de mensajes nacionalistas en la campaña: «Si fuese así, el BNG tendría que haber recogido esos votos». Ferreiro termina advirtiendo de que en la coalición «las puertas están abiertas para todo el mundo, pero son igual de anchas para entrar que para salir».

José Manuel González Gutiérrez, coordinador de Esquerda Unida, tampoco tiene precisamente buenas palabras para sus socios nacionalistas. «Na pasada campaña xa non participaron e só viñeron para o reconto, pero como esta vez non había nada que celebrar, nin iso», dice Gutiérrez, que precisa que «no Carballiño ou en Ribadavia si tivemos colaboración de xente de Anova, pero no que é na cidade de Ourense, nada».

Opiniones contrapuestas

Daniel Conde, portavoz de la organización nacionalista en la ciudad, no lo ve así. Sí admite que la intensidad de la campaña de los suyos pudo bajar algo respecto a diciembre porque, a diferencia de entonces, en la candidatura al Congreso no iba ningún miembro de Anova y, por lo tanto, debían compatibilizar la actividad electoral con sus trabajos. Sin embargo, según dice, sí hubo presencia de sus afiliados en los actos, él mismo formaba parte del comité electoral y Pilar Barros, que milita en la organización nacionalista, participó activamente en la campaña por ser cabeza de lista al Senado.

Más bien al contrario, Conde lo que reprocha a sus socios de Podemos y Anova es que «púxose por diante a dinámica estatal e non se lle deu pulo á singularidade e personalidade propia que ten En Marea». Según dice, «veu Carolina Bescansa, pero outros referentes propios como o alcalde de Manzaneda, o exdeputado David Fernández Calviño, a eurodeputada Lidia Senra ou o propio Beiras non foron chamados para participar en ningún acto». El portavoz de Anova asegura que, sin esa vertiente nacionalista, En Marea perdió oportunidades: «Gran parte do electorado do BNG abstívose e non fomos capaces de canalizar ese voto de desencanto».

Otros motivos

Entre las causas de la derrota, Daniel Conde añade problemas de planificación durante la campaña, con demasiada precipitación en la organización y en la publicidad de los actos electorales. Además, cita como «gran erro» lo que define como la «non democratización da estrutura de En Marea». Esa es una de las pocas coincidencias entre su diagnóstico y el que ayer hizo el secretario general de Podemos. Alfonso Víctor Ferreiro también cree que hay que hacer el proyecto «más democrático y participativo». Según dice, «se fue aplazando y, ante la convocatoria del 26J, se priorizó lo urgente y no lo importante». El portavoz del Partido de Pablo Iglesias en Ourense lamenta el efecto de las encuestas -«infladísimas a nuestro favor», según dice- porque cree que movilizaron a los votantes del PP y desmovilizaron a los suyos. En esa misma línea se expresa también Gutiérrez, de EU: «As enquisas daban que non había problema e puido haber certa relaxación». Según admite, la campaña «foi un pouco máis rebaixada que en decembro, non tan agresiva». También ve como un «erro» que el mitin central con Bescansa fuese tan pronto (el primer domingo).

Ferreiro reconoce, también, que «no fue una buena campaña» y lamenta haber renunciado al mailing: «En el rural es fundamental porque aún hay cierto miedo a coger las papeletas en los colegios electorales».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La derrota hace aflorar las disputas internas entre los socios de En Marea