El 0,7 % solidario de los médicos

Fina Ulloa
Fina Ulloa OURENSE / LA VOZ

OURENSE CIUDAD

Miguel Villar

El órgano colegial de los facultativos ourensanos destina 2.500 euros de su presupuesto a ayudar a colectivos con proyectos asistenciales y sociales

21 abr 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

No, no es el famoso 0,7 de la casilla de la Renta que nos permite decidir el destino de parte de lo que hemos ido pagando en impuestos a lo largo del año. Y no, tampoco se trata de una cantidad que vaya a solucionar la lucha diaria de las oenegés que la recibirán para equilibrar su cada vez más maltrecho presupuesto o para contratar personal para cubrir sus servicios. De hecho son 2.500 euros, lo que corresponde al 0,7 % del presupuesto del Colegio de Médicos de Ourense que, desde hace ya varios años, este órgano dedica a ayudar ?«muy humildemente» tal y como ayer señalaba su presidente, José Luis Jiménez?, a proyectos de colectivos asistenciales y sociales. Este año, además, son dos: Afaor y Cero Positivo; así que tendrán que repartírselo.

Pero quienes ayer representaron a estas dos entidades se mostraban más que encantados de haber sido seleccionados entre las distintas candidaturas que presentaron los médicos ourensanos para esta convocatoria.

A la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzhéimer (Afaor), le viene de perlas para seguir adelante con el proyecto en el que se han embarcado en los últimos meses para intentar llegar a más personas afectadas por patologías relacionadas con el deterioro cognitivo. «Tenemos más de 300 familias usuarias y atendemos semanalmente a una media de 150, pero hay mucha gente a la que podríamos ayudar y que podría beneficiarse de nuestros servicios y les cuesta acercarse porque todavía hay una estigmatización que hay que vencer», señalaba Óscar Doval, gerente de Afaor. Explicaba así la razón por la que iniciaron un programa de divulgación entre los facultativos ourensanos. El objetivo es que sean los médicos de Primaria los que sirvan de puente entre el enfermo o la familia y la asociación «porque no es lo mismo si se lo dice alguien en la calle que si lo hace su médico por ese plus profesional que aporta su imagen». De hecho el colectivo firmó hace seis meses un convenio de colaboración con el Colegio de Médicos de Ourense para este proyecto en el que el facultativo tendrá también el retorno de la información sobre la evolución del paciente. La fase piloto se está realizando en los centros de salud del Concello de Ourense y el limítrofe de Barbadás y ya se ha incrementado un 3 % el número de personas que acuden a la asociación por consejo de su médico. Ahora se trata de abordar la ampliación de las jornadas informativas a los centros de salud de resto de la provincia y los fondos servirán para cubrir los gastos y el material divulgativo que se les hace llegar.

Repercusión internacional

La otra mitad de ese 0,7 % del presupuesto del órgano colegial la recibirá la oenegé Cero Negativo. Lo destinarán a una escuela-guardería infantil que funciona desde hace dos años en una pequeña población de Camerún y que gestionan las Siervas de María. «Es un servicio que decidieron crear para atender a los niños más pequeños, de tres a cinco años, cuando sus madres tenían que ingresar en el hospital que tienen allí», explicó Eduardo Lloréns, vicepresidente de la entidad, que matizó que con ese dinero «allí se puede hacer muchísimo».

Lo saben bien en esta oenegé  que se creó en Ourense hace diez años y cuyo enfoque fundamental está en África y para proyectos relacionados con la infancia. De hecho el 80% de su actividad se concentra precisamente en la zona noroeste de Camerún. 

Allí abrieron hace ya algunos años un centro de acogida para niños discapacitados que acabó convirtiéndose en escuela. «El destino de un niño discapacitado cuando vive en una choza en la selva es acabar en el cercado con los animales; en nuestra mentalidad parece impensable, pero de allí rescatamos a algunos», recordaba ayer Eduardo Lloréns que hablaba con orgullo de los ejemplos de superación de estos pequeños, algunos de los cuales no solo consiguieron realizar tareas inimaginables para sus limitaciones físicas sino que incluso lograron finalizar su etapa escolar. «Y otro logro importante es que esta escuela es también un ejemplo para el entorno social; ahora ven que estos niños sí valen, sí pueden hacer cosas», concluyó.