¿Unas cuentas o una carrera de obstáculos?


Ourense, en lo que a presupuestos se refiere, está anclada en el 2014 (entonces las cuentas rozaron los 104 millones). El Concello funciona con los de ese año -que se aprobaron en noviembre- prorrogados. Para los del 2016 aún habrá que esperar. Es una de las patatas calientes del gobierno del PP, que ha tenido que ir superando escollos para su tramitación.

Que hace dos años, con el PSOE al frente, se superase el techo de gasto derivó en la necesidad de contar con un plan económico financiero que ha puesto otra piedra en el camino: no van a poder solicitar préstamos. La imposibilidad de incorporar deuda ha llevado a Jesús Vázquez a afanarse con los números. ¿La meta? Según asegura, lograr el mayor presupuesto pese a las limitaciones. Eso incluye, entre otras cosas, tratar de complementarlo con financiación privada o aportada por otras administraciones en campos como la política social o la cultura.

Los gastos fijos, al alza, dejarán reducida la inversión a cuestiones muy puntuales. Por eso el alcalde se plantea negociarlas con la oposición. Pero antes de eso tendrá que saltar otro charco: la aprobación de la relación de puestos de trabajo. Es indispensable para avanzar en la tramitación de unos presupuestos que irán a pleno pero que, cosas de la minoría, están destinados a ser aprobados en junta de gobierno. Lo que no se sabe es cuándo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

¿Unas cuentas o una carrera de obstáculos?