Un día para mirar sin prejuicios al síndrome de Down

Las fuentes de As Burgas se iluminaron en solidaridad con los vecinos con una copia extra del cromosoma 21 que siguen luchando por su integración plena en la sociedad

.

Ourense / La Voz

Las emblemáticas fuentes de As Burgas se iluminaron de color azul como acto simbólico de apoyo a los vecinos con síndrome de Down en su lucha diaria para lograr la integración social a todos los niveles. Fue el broche final a la celebración organizada por el Concello y la asociación Down para el día mundialmente dedicado a estas personas que nacen con la alteración genética de una copia extra del cromosoma 21 y que a lo largo de su vida luchan por que los rasgos físicos que acompañan a esta alteración no se conviertan en una barrera más para su desarrollo personal. Durante la jornada Down Ourense, que atiende en estos momentos a 56 familias ourensanas, mantuvo una carpa informativa instalada en la céntrica calle del Paseo en la que divulgó los distintos programas y servicios que ofrecen tanto a los usuarios directos como a su núcleo familiar más cercano para lograr la máxima autonomía posible para cada uno de ellos, apostando por la integración tanto en el sistema público educativo como en el trabajo en la empresa ordinaria y en todos los recursos de ocio y servicios comunes al resto de ourensanos. Para facilitar esa integración y la independencia social de sus asociados Down Ourense estudia, en colaboración con el Concello, la posibilidad de poner en marcha un piso piloto en el que testar la capacidad de los más jóvenes de vivir de forma independiente y autónoma. Un proyecto que ya está dando sus primeros pasos con buenos resultados en Vigo y que se está estudiando también en otras ciudades gallegas. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Un día para mirar sin prejuicios al síndrome de Down