Los investigadores reclaman una mayor atención política sobre el clima

Cándida Andaluz Corujo
c. andaluz OURENSE

OURENSE CIUDAD

Santi M. Amil

Un debate sobre las administraciones y el cambio climático abrió un ciclo de debates que concienciará a los ourensanos sobre la necesidad de cuidar el planeta

18 feb 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

«O cambio climático de orixe antropoxénico é un feito». De esta manera el físico Juan Antonio Añel puso ayer sobre la mesa la importancia del ciclo de conferencias Visións interdisciplinarias sobre o cambio climático tras a COP21, que comenzó en el salón de actos de Afundación de la capital. Detrás de esta iniciativa se encuentra el grupo de investigación EPhysLab de la Facultad de Ciencias que cuenta con el apoyo del Consello Social de la Universidad de Vigo y Economics for energy. El vicerrector del campus, Virxilio Rodríguez, abrió las jornadas destacando la importancia de transmitir conocimientos desde el campus a la sociedad y alabó la labor de los investigadores ourensanos. Por su parte, el presidente del Consello Social de la Universidad de Vigo, Ernesto Pedrosa, señaló: «Estamos ante un nuevo escenario histórico en el que la Universidad ha de asumir su liderazgo». Y destacó el trabajo de los investigadores como «la referencia más visible de las universidades». Finalizó el acto de apertura el alcalde de Ourense, Jesús Vázquez. El regidor habló del esfuerzo del Concello para hacer de la capital una ciudad sostenible e indicó que la ayuda del campus en este objetivo es indispensable.

Juan Antonio Añel, que dirige y coordina este encuentro, abrió el turno de ponencias con un visión global de la ciencia y la política respecto al medio ambiente. Subrayó que en muchas ocasiones el hecho de que una persona, grupo político o de gobierno sea escéptico ante el cambio climático es debido más a cuestiones dogmáticas que al convencimiento propio sobre esta realidad. El físico hizo un pequeño repaso histórico para explicar cuándo los políticos mundiales se percataron del cambio en el clima, en qué momento comenzaron las reuniones del COP (acrónimo en inglés de Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático) y en qué consisten. «O que se fai é negociar. O compromiso medioambiental co que se chega as reunións é claro pero en moitas ocasións está demasiado superposto ca idea ou necesidade de preservar intereses propios fronte os das outras partes», afirmó. Habló de los avances científicos y señaló ante los presentes: «O único que nos queda agora é levar a cabo dende todos os niveis da administración, dende todas as órbitas políticas, plans ambiciosos para protexer o noso medio ambiente, a través do seu coidado e estudo».

Acciones sociales y personales

Sin embargo apuntó que en la actualidad hay ejemplos que no son halagüeños. Habló de lo que sucede en Australia: «O director do seu consello nacional de investigación científica e industrial, o CSIRO, ven de decidir que vai a despedir a maior parte dos científicos e científicas traballando no estudo do cambio climático. O seu pobre razoamento é que agora que está admitido que o cambio climático existe non é preciso seguir estudándoo, posto que xa hai un consenso. Pero por desgraza non temos que ir ata as nosas antípodas para atopar no día a día razoamentos e decisións políticas de este calibre». No quiso dejar pasar la oportunidad de destacar la importancia de acciones personales: «Manter un estilo de vida máis sustentable, reciclando, usando menos materiais contaminantes como os plásticos, investindo en iluminación eficiente nas casas que ademais nos proporcionará aforros na factura eléctrica e apoiando a inversión en investigación sobre este asunto para beneficio de toda a sociedade». La jornada finalizó con una mesa redonda y debate a cargo de los investigadores Luis Gimeno y Ramón Gómez Gesteira. El público preguntó sobre el nivel de concienciación de la sociedad española. Los expertos contestaron que es difícil al estar en la parte del mundo que es la causa, pero no donde sufren. Además, subrayaron que convencer cuando hay distintos modelos de teorías y los científicos no presentan a la sociedad una línea única resulta complicado. Señalaron, también, que el nivel científico de un país no está relacionado con el compromiso de sus políticos con el problema del cambio climático.