El gobierno tiene pendiente el contrato de los semáforos y el pago a Proavia

El alcalde asegura que ya está en trámite una modificación de crédito para hacer frente a los 2,5 millones que reclama el juzgado antes del 15 de mayo


ourense / la voz

Dos mociones de urgencia del PP pusieron sobre la mesa dos tareas pendientes del gobierno de Ourense en la recta final de su mandato. Una de ellas no es nueva y ya fue motivo de controversias entre populares y socialistas. Se trata de la indemnización de 2,5 millones de euros a la empresa Proavia, ordenada por mandato judicial y que se generó tras la anulación del PXOM del 2003 al no poder cumplir el Concello con su parte del trato. El portavoz del PP, Rosendo Fernández, se refirió a una sentencia de finales de abril en la que se obliga al Concello de Ourense a pagar esa indemnización antes del 15 de mayo. «Andan agora de presa e correndo cando tiveron máis dun ano para pagar porque hai un risco real de que embarguen as contas do Concello», indicó el portavoz popular.

El alcalde Agustín Fernández reconoció la tardanza en satisfacer la deuda con Proavia, que ya ha generado unos intereses de demora de unos 150.000 euros, y aseguró que ya está en marcha una modificación presupuestaria para hacer frente a ese pago. En concreto, aseguró que envió un oficio el pasado 5 de mayo al juzgado para informar de que ya se habían iniciado los trámites. Fernández Gallego mostró su confianza en que antes de que concluya el mandato pueda aprobarse esa modificación: «Intentaremos facelo antes do 15 de maio». De ser así tendría que celebrarse otro pleno.

Responsabiliza a la empresa

La segunda cuestión que se encuentra sobre la mesa es el contrato de la regulación semafórica. El PP llevó una moción para pedir que se arregle el conflicto con la actual adjudicataria, cuyo contrato expira el 19 de mayo. La luz de alarma sobre este caso la dio hace unos días D, que tras reunirse con los empresarios de la concesionaria habló incluso de un «apagón semafórico». El alcalde reiteró ayer que no habrá problemas en la circulación, ya que está previsto que en los próximos días se prorrogue de manera tácita el contrato alegando que se trata de una cuestión de «interés público» hasta que concluyan los pliegos de la nueva adjudicación. O no, ya que el regidor aseveró que el nuevo gobierno tendrá las manos libres para decidir si apuesta por una nueva concesión o prefiere la remunicipalización. Lo que sí quedó claro es que la actual concesionaria se queda fuera. Su intento por renovar el contrato hace siete meses -la normativa establece que debe realizarse medio año antes de que expire el contrato- se quedó en nada.

El alcalde alegó que no había dado tiempo a llevarlo a aprobación en junta de gobierno y responsabilizó a los empresarios por tardar en pedir la renovación de la prórroga. Censuró, además, al PP que «veña a defender intereses privados».

El BNG y ediles del PSOE declaran al concello contrario «ás touradas»

Poco importó, a la hora de caldear el debate, que en la ciudad de Ourense no se celebre una corrida de toros desde hace catorce años. La moción del BNG para declarar al Concello de Ourense contrario «ás touradas» fue una de las que más discrepancias levantó entre los grupos. La propuesta nacionalista salió adelante gracias a los votos de los tres concejales del BNG y a los cinco favorables de ediles del PSOE, que optó por dar libertad de voto a cada representante municipal. El PP, por su parte, optó por la abstención.

La concejala del BNG, Ximena González, calificó de «barbarie» las corridas de toro y no tuvo reparos en declararse una «activista» dentro del BNG y aseguró estar en contra de que se financien obras en la plaza de toros de Pontevedra, ciudad en la que gobierna el BNG y que cada verano se convierte en referente taurino durante las fiestas de la Peregrina. Ese fue uno de los argumentos que utilizó el PP para justificar su abstención y censurar el doble criterio nacionalista en casos como el de Pontevedra o el de la Festa do Boi. Sobre la propuesta en Ourense, el concejal Miguel Abad indicó: «En Ourense non hai touradas nin o concello ten competencias sobre esta cuestión. Estamos ante un brindis ao sol». El PSOE, a través de Susana Bayo, calificó la moción de «oportunista» y promulgó una actualización completa de la ley sobre la protección de animales domésticos y salvajes. Bayo también consideró que la Festa do Boi de Allariz, donde gobierna el BNG, podía considerarse un «maltrato psicolóxico» para el animal. Ante los ataques de PSOE y PP, Ximena González concluyó: «Hai que diferenciar entre pasear un boi por unha rúa e unha estocada a un touro por hombría e cultura». En todo caso, aseguró que «o segundo paso será deixar de usalos para festexos populares».

Horario comercial

No corrió tanta suerte una moción del BNG para tratar de limitar los horarios comerciales. La propuesta fue rechazada por el PP, mientras que el PSOE optó por la abstención.

El regidor cree que la actuación tras el incendio en la Casa do Pulpo fue «perfecta»

El grupo municipal del PP dio marcha atrás y decidió retirar una moción que había presentado para urgir medidas para buscar alojamiento a las doce personas afectadas por el incendio del pasado sábado en el local de la Casa do Pulpo, en el casco histórico. Los populares tomaron esta decisión al considerar que ya se habían tomado las medidas necesarias «a rebufo» de la moción popular. El alcalde de Ourense, sin embargo, negó cualquier tipo de negligencia en la actuación municipal y la calificó de «perfecta e extraordinaria» desde el primer momento en que se conoció la noticia del incendio.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El gobierno tiene pendiente el contrato de los semáforos y el pago a Proavia