Arranca la campaña electoral más incierta de la capital ourensana

Miguel Ascón Belver
miguel ascón OURENSE / LA VOZ

OURENSE CIUDAD

MIGUEL VILLAR

Ningún líder ajeno a Ourense arropó a sus candidatos en la pegada de ayer

08 may 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

La campaña arrancó oficialmente ayer a medianoche en Ourense con la pegada de carteles más animada de Galicia. La capital ourensana es, con once, el municipio con más candidaturas presentadas y la mayor parte de ellas acudieron al parque de San Lázaro para iniciar el período electoral juntando a los suyos y colocando los primeros reclamos en las paredes de la ciudad para convencer al resto. Lo hicieron, eso sí, sin la presencia de ningún líder ajeno a Ourense, al contrario de lo que ocurría en otras ocasiones en las que los primeros espadas de algunos partidos a nivel autonómico eligieron la ciudad para arrancar la campaña. Por no estar, no estuvo siquiera Xosé Manuel Beiras, líder de Anova, que de las capitales gallegas únicamente se presenta en solitario aquí.

Quedan por delante quince días que, a juzgar por las jornadas previas, serán de una intensa confrontación de ideas y proyectos, amén probablemente de otros argumentos menos constructivos. Sea como sea, se trata de una de las campañas más inciertas a las que se enfrentan los diversos candidatos a la alcaldía de Ourense, con un escenario especialmente fragmentado debido a la presencia de once candidaturas (dos más que hace cuatro años) y a la entrada de nuevas formaciones políticas. A las cuatro que actualmente tienen representación (PP, PSOE, BNG y DO, cuyos candidatos fueron reunidos ayer por La Voz) hay que sumarle la «marea», bautizada con el nombre de Ourense en Común y encabezada por el histórico líder vecinal Miguel Doval. La crisis que vivió este colectivo (en el que se integran formaciones como EU y Equo, entre otras) hizo que algunos de sus apoyos se perdieran por el camino y se acabaran transformando en sus rivales electorales. Así, Anova y Compromiso por Galicia, partidos ambos surgidos de la atomización del BNG en el año 2012, entran también en competición por los votos de los ourensanos. A todos los citados habría que añadir a Unión Progreso y Democracia, que sobrevivió en Ourense a la crisis de deserciones de las últimas fechas, a Coalición Galega, que vuelve a presentarse en Ourense después de doce años, al Movimiento RED liderado a nivel nacional por el juez Elpidio Silva y al Partido Animalista Contra el Maltrato Animal.

Actualmente los 27 miembros de la corporación municipal ourensana están repartidos de este modo: PP y PSOE tienen once, el BNG tres y Democracia Ourensana, dos. Una reciente encuesta de Sondaxe para La Voz de Galicia les daba a los populares un concejal más, a los socialistas dos menos, al Bloque los mismos que en la actualidad y a DO, uno a mayores. En todo caso, y ahora más que nunca, las afinidades políticas son muy volátiles y la campaña que acaba de iniciarse será determinante para el resultado final.