Pasión por la música y el saxofón


Imaginarse a Evaristo López sin su saxofón es casi imposible para los que lo conocían. El instrumento fue siempre su inseparable compañero y solo lo abandonó unas semanas cuando sufrió la irreparable pérdida de una nieta. El respaldo de su familia y de los muchos amigos que supo ganarse en su larga existencia hizo que recuperara la ilusión por tocar. Con 91 años su saxofón nunca dejó de sonar ni en la tradicional cita con O Filandón de O Courel bajo la batuta del director de la Real Banda de Gaitas de Ourense y uno de sus mejores amigos, Xosé Luis Foxo, ni tampoco en la convivencia anual de la Fundación O Noso Lar, presidida por otro de sus amigos, el sacerdote Miguel Gómez. Este año su hueco será irreemplazable en ambos eventos musicales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Pasión por la música y el saxofón