Póngame un plan estratégico


AOurense le sobran planes estratégicos y consejos municipales. Le sobran maquetas y proyectos de futuro. Porque de tanto mirar al frente, con la vista puesta en un futuro pintado de colores por los políticos, la ciudad va a acabar pasando de largo del presente. Y entonces solo le quedaría el viaje a ninguna parte.

A Ourense -a su turismo y a su termalismo- lo que le hace falta son decisiones. Con la gestión de la ciudad, al menos en estos dos apartados, pasa como con muchos licenciados: acaban saliendo al mundo real con mucha teoría y poca práctica.

Y si hay que señalar con el dedo, se señala. Pero nos faltan manos. Porque la responsabilidad no es exclusiva de quienes ahora nos gobiernan (¿a veces no nos desgobiernan?) sino también de quienes les precedieron tomando las aguas del poder municipal.

Que el Concello de Ourense refuerce la atención turística cuando vienen los turistas, es decir, los festivos, no es estrategia ni gestión. Es sentido común.

Que haya que salvar obstáculos para hacerlo es lo lógico, de manual. Que se conozcan los motivos por los que no se hace es de justicia. Pero que no se engañen. Las excusas y los reproches no justifican el trabajo de quienes nos representan. Los problemas ya los tenemos nosotros, señores. ¿Qué les parece si mejor se afanan con las soluciones?

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Póngame un plan estratégico