ourense / la voz

Las reivindicaciones de los jugadores y empleados del Ourense no tienen marcha atrás y se intensifican con el paso de los días. Ayer realizaron un escrache por los negocios particulares de los directivos para mostrar su repulsa por acumular retrasos en las nóminas y los continuos incumplimientos de la junta directiva.

La tensa situación desembocó en este caso en un peregrinar de los jugadores que acabó con la presencia policial, aunque sin ningún tipo de incidente. La plantilla y el cuerpo técnico decidieron -a raíz de una declaraciones del presidente, Alejandro Estévez, en una emisora local en las que cargaba con dureza contra el comunicado emitido el día anterior e incluso amenazaba a la plantilla con acciones judiciales- acudir personalmente a ver a los directivos para entregarles el escrito de petición de dimisión con todas las firmas, a excepción del delegado del equipo que se desvinculó de esta acción reivindicativa.

Esta acción motivó la suspensión del entrenamiento. A las 17.00 horas, todos fueron a pie desde el campo de O Couto hasta el negocio del presidente, vicepresidente y director general del club, pero solo en el caso de José Ramón Fernández Morgade, que acudió en persona a recoger el escrito, tuvieron el efecto deseado. Fueron casi tres horas con dos visitas al negocio de Alejandro Estévez, donde él no estaba y tampoco quiso contestar a sus llamadas. Utilizó a su empleada para indicar que no iría por estar enfermo, aunque a la misma hora se le podía ver por las calles céntricas de la ciudad. Todo lo hicieron de forma pacífica, aunque en la segunda ocasión que acudieron se toparon con que una vecina llamó a la Policía Nacional para intentar que la plantilla, que estaba sentada pacíficamente en el interior, se fuesen del local.

Denuncia del vicepresidente

La jornada en el CD Ourense acabó con la visita del vicepresidente, José Ramón Fernández Morgade, al juzgado de guardia para presentar una denuncia por coacciones contra los jugadores que se presentaron en la empresa donde trabaja para entregarle el escrito: «Considero que o que fixeron é denunciable. Acudiron á empresa onde traballo, que non ten nada que ver co fútbol, e ameazaron con non irse ata que os recibira aínda que chamara á policía».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

«Escrache» en el Ourense