Un aula para recordar a Celtia


Ourense

Fue un bautizo regado con lágrimas. Nadie pudo contener la emoción en el acto en el que se imponía el nombre de Celtia Uxía Cabido Prado al aula 2.5 de la Facultade de Ciencias da Educación del Campus de Ourense. La misma aula en la que esta joven ourensana de 22 años, víctima del accidente ferroviario de Angrois, se formó en Educación Primaria y que había abandonado tras licenciarse semanas antes del siniestro. Poco antes de las seis de la tarde el corredor central del segundo piso del Edificio de Ferro era ya un mar de rostros con la misma expresión: la de la emoción contenida. Compañeros de estudios, profesores y amigos esperaban, junto a sus padres y su hermana, el momento del descubrimiento de la placa. «Estamos muy contentos de estar aquí, muy agradecidos a la universidad, sobre todo a sus compañeros que son los que lo han hecho. Es una emoción muy grande; una alegría que se acuerden de ella los compañeros y la universidad; nosotros como padres es normal que nos acordemos todos los días, pero que lo hagan los compañeros es... una emoción muy grande», decía la madre, María Prado. Dos de las amigas más íntimas de Celtia, Ana y Mery, fueron las encargadas de retirar la cortina y estallaron los primeros aplausos. Ya dentro del aula, las dos amigas leyeron una carta dirigida a Celtia. De tú a tú, le contaban su angustia por la pérdida, su dolor y sus preguntas sin respuesta, pero también le recordaban los momentos compartidos. «Palabras, bromas, cafeciños, paseos...; eras tú quien tirabas de nosotros, quien nos juntaba y quién se preocupaba de que todo fuera perfecto», decía en uno de sus párrafos la misiva. No fue la única aportación a su recuerdo. Un montaje audiovisual de apenas cinco minutos de duración devolvía a Celtia a la vida. Con vídeos que la mostraban vital y divertida, cocinando, leyendo, bromeando y compartiendo momentos con sus amigas. La emoción se desbordó entre los asistentes. Pero no fue el único momento. También cuando intervino Carmen Limia, una amiga íntima de la familia que ejerció de portavoz y se encargó de agradecer el homenaje y el cariño recibido en estos meses, pero que no pudo evitar romper a llorar cuando se dirigía directamente a los compañeros de Celtia. «Celtia está ó voso lado e temos seguro que está disfrutando cos vosos éxitos; animarvos a que continuedes e loitedes por tantas ilusións que ela tiña, que tamén son as vosas», les dijo. En el acto, en el que representaron a la universidad la vicerectora María Lameiras y la decana de la Facultade de Educación, Mercedes Suárez, estuvo también el alcalde de Xunqueira de Ambía, de donde era natural Celtia y también su prima Eva Pérez Seara, con la que viajaba en el tren y que también falleció en el accidente.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Un aula para recordar a Celtia