Todos a currar


En la capital de Ourense hay un trabajador municipal por cada 67 ciudadanos. Aproximadamente. En el cálculo entran los más de seiscientos funcionarios, los interinos, el personal laboral, los eventuales y los empleados de las empresas que prestan servicios públicos en régimen de concesión. Dicho así, uno por cada 67, no suena nada mal. Imagínese un bus urbano a tope: los viajeros son los ciudadanos y el conductor, el trabajador municipal que les ha tocado en este sorteo de la cosa pública. Y eso que dejamos fuera de la ecuación las asistencias externas, que también se encargan desde la Casa Consistorial y podrían rebajar la media.

Con esa perspectiva no resulta descabellado pensar que las contrataciones temporales realizadas de forma urgente por el Concello de Ourense podían haberse evitado. Obviamente, habrá que esperar a la sentencia (en este caso y en el de otros concellos, de signo diferente) pero tengo la sensación de que se trata de algo en lo que todo el mundo piensa pero que nadie se atreve a decir en voz alta... Hasta ayer, que lo dijo y bien clarito, el abogado del Estado. Poner a trabajar en lo que sea necesario a los que no tienen tareas que realizar. O no las suficientes para ocupar toda la jornada laboral. Así interpreto yo la sugerencia de «gestionar los recursos ociosos». Suena más interesante pero se traduce fácil: todos a currar.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Todos a currar