Un niño ourensano de 12 años bebe dos litros de vodka con cola en una excursión escolar

El menor permaneció ingresado en un hospital de Ourense durante tres días. El instituto abrió expedientes disciplinarios al muchacho y a dos compañeros suyos


o barco / la voz

Un alumno del instituto de secundaria Carlos Casares, de Viana do Bolo, permaneció el mes pasado tres días ingresado en un hospital de Ourense después de sufrir un coma etílico durante un viaje escolar. Había salido de su casa poco después de las siete de la tarde. Por delante, cinco horas en las que había el tiempo justo para llegar a la capital, asistir a una función de teatro, comer un bocadillo y regresar a casa. En esos apenas quince minutos para cenar, el menor se bebió una botella de dos litros de refresco en el que había mezclado una botella de alcohol, en un plan en el que estaban también dos compañeros del centro, de 13 y 14 años.

Apenas llevaban veinte kilómetros recorridos en su regreso a casa en el bus cuando los profesores se percataron de que el menor no estaba bien. Después de una primera valoración en el centro de salud de Xinzo de Limia, el muchacho fue trasladado en ambulancia al hospital de Ourense, donde estuvo tres días ingresado. Tenía un coma etílico que durante un par de horas lo mantuvo al borde de la muerte, según ha explicado el director del centro docente, Carlos Ferreiro.

El centro educativo les abrió sendos expedientes disciplinarios a los tres implicados, «porque consideramos de igual gravidade bebelo que proporcionalo, non houbo matices», dice Ferreiro. Fue en base a tres puntos: introducción de alcohol en un centro escolar (era horario escolar a pesar de ser fuera del horario lectivo), consumo de alcohol en un centro escolar y perturbación grave del desarrollo de una actividad educativa (ya que el bus estuvo parado en Xinzo durante tres horas, con algunos compañeros, «os máis pequenos, con verdadeiro pánico», explica el director del colegio).

Sanción

Unos días sin acudir a clase, algún tiempo más sin actividades extraescolares, y el encargo de elaborar durante el próximo curso un extenso trabajo sobre los peligros del consumo de alcohol que después deberán presentar a sus compañeros ha sido la sanción impuesta, en la que el centro de educación secundaria ourensano contó con el apoyo de los padres de los menores implicados en el incidente.

La situación ha «espertado conciencia entre un grupo de pais», ha señalado Carlos Ferreiro, que han solicitado una reunión con los profesores para «elaborar un protocolo de medidas sobre que facer se pasa algo similar, que medidas adoptar; o que creo que é unha idea boísima, porque todos temos que tomar conciencia do problema».

El mismo docente considera que hay que «cambiar o chip, porque en Galicia hai un consentimento cara o alcol que non habería, por exemplo, coas drogas brandas».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
91 votos

Un niño ourensano de 12 años bebe dos litros de vodka con cola en una excursión escolar