Os Blancos encabeza la lista de los concellos más endeudados de Galicia

sindo martínez XINZO / LA VOZ

OS BLANCOS

El Concello, de 850 vecinos, debe casi una cuarta parte que la ciudad de Ourense

04 jul 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

La progresiva reducción de la deuda viva del Concello de Os Blancos en los últimos años no ha conseguido sacarle de la cabecera del listado de los municipios más endeudados de la provincia y de Galicia. La actualización de los datos del Ministerio de Hacienda sobre la deuda municipal en España -a 31 de diciembre de 2016- refleja que la pequeña localidad antelana (850 vecinos) debe de media por habitante 2.509 euros, con un total de 2,13 millones de euros. Es el triple que su presupuesto anual, que ronda los 702.000 euros.

Se trata de una cifra desorbitada que le coloca en el top cien de los municipios de España con cantidades pendientes de abono por residente más abultadas. Lo negativo del balance se refleja en su justa medida si se tiene en cuenta que Os Blancos tiene que abonar aún casi una cuarta parte de la cifra total de la capital provincial, con más de 105.000 residentes. Esa poco honrosa clasificación de concellos a la deriva económica la encabeza Puebla de la Sierra, en Madrid, con 7.654 euros por habitante. En Galicia, solo Catoira, en Pontevedra, se acerca a la localidad antelana, con 1.456 euros por vecino. En los últimos ejercicios presupuestarios, Os Blancos se sitúa sistemáticamente entre los peores. En este último, ocupa el puesto 61. En anteriores campañas, osciló entre las posiciones 54 y 62 de este penoso ránking financiero.

La larga penitencia llega después del prolongado pecado económico en este concello. La debacle municipal se inició hace dos décadas, durante la gestión entre 1991 y 1999 del polémico José Antonio Rodríguez Ferreiro, antiguo enfant terrible del PP ourensano y protegido de José Luis Baltar Pumar. El ex regidor acabó cumpliendo una condena de cinco años y tres meses de prisión por falsificación de documento oficial y malversación de fondos públicos.