ÚLTIMAS HORAS - BLACK DAYS -
Suscríbete 1 año con el 50% de descuento
Quiero la oferta

En la carretera

Pablo Varela Varela
Pablo Varela EL APAGÓN

OÍMBRA

24 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Hace unos días, en uno de esos instantes nostálgicos tan de pospandemia, me acordé de sus inicios, de cuando salir a la calle era poco menos que un pecado. Es difícil transmitir aquello que no se ve, y durante la primera ola hubo quien, por desgracia, se enfrentó a sus temores entre cuatro paredes. Quizá por el silencio, por la sensación de que el mundo se había detenido, recorrer la provincia por aquel entonces fue algo distinto.

En Ourense hay 92 concellos y más de 300.000 vecinos censados. Cada cual, seguramente, tendrá su historia particular. Ese era el pensamiento que nos acompañaba a fotógrafos y redactores durante las salidas al exterior, aparentemente hostil por momentos. De aquella fase siempre vuelven fogonazos, que quizá se queden para siempre: en Vilarelho da Raia, un camionero sorteó el cierre fronterizo con Portugal cruzando una leira, porque dar la vuelta no llegó a entrar en sus planes; en Rabal, una pequeña parroquia de Oímbra dentro del municipio de Verín, solo se podía pasear medio kilómetro a la redonda para evitar las limitaciones horarias de las zonas colindantes; y mientras tanto, en Laza, Carme Fernández bordaba mascarillas caseras por la escasez existente aquellos días.

Es posible que el porvenir de Ourense, de su provincia, pase por la línea de alta velocidad y el tránsito de la autovía, pero aún hay mucha vida en sus carreteras secundarias, en el asfalto comarcal. Y en las aldeas, adormiladas por épocas, todavía quedan persianas subidas. Ojalá en un futuro sean más, y ojalá no se vuelva a pensar que el rural es el pasado. Porque cuando todos buscaron un refugio, lo hicieron yéndose a sus raíces.