El gallego que mató a su mujer y a sus dos hijos se fuga de O Pereiro de Aguiar

A sus 63 años, estaba en régimen abierto, salía todos los fines de semana y su conducta había sido correcta

Un preso condenado a 54 años se fuga de una prisión de Ourense Es el cuarto reo que se escapa de las cárceles españolas en sólo tres meses

ourense / la voz

Las fuerzas de seguridad están buscando a Fernando Iglesias Espiño, un recluso que cumplía condena por asesinato en el centro penitenciario ourensano de O Pereiro de Aguiar y que no se reincorporó a la prisión tras disfrutar de un permiso de fin de semana que concluía el 13 de agosto. El interno, de 63 años, llevaba recluido desde el 19 de agosto de 1996, después de ser condenado a 25 años de prisión por un jurado popular en la Audiencia de Las Palmas de Gran Canaria por los asesinatos de su mujer y sus dos hijos. Según informó la Subdelegación del Gobierno en Ourense, su conducta «sempre foi correcta ata o momento».

Actualmente, disfrutaba del régimen abierto o de semilibertad, en el tercer grado, gozando de permisos todo los fines de semana. En el año 2015 había cumplimentado las tres cuartas partes de su condena y el 9 de octubre del 2021 habría pagado su pena. Sin embargo, el pasado 11 de agosto salió para un nuevo permiso de fin de semana y ya no regresó a la cárcel provincial ourensana, por lo que se le busca por un presunto delito de quebrantamiento de condena, a raíz de la requisitoria de búsqueda y captura ordenada por la Audiencia de Las Palmas. El 13 de agosto, lunes, debía reincorporarse al centro penitenciario a las cinco de la tarde y no lo hizo, precisó la Subdelegación en un comunicado.

La Guardia Civil y la Policía Nacional se encargan de su localización, sin que hayan trascendido datos sobre su paradero. Nacido en Pontevedra, el recluso, que se dedicaba a gestionar un taxi, tenía 41 años cuando cometió el triple parricidio. Fue condenado tiempo después a 18 años por cada asesinato, y le quedaban más de tres años de pena efectiva por cumplir.

El horrible crimen que conmocionó a toda España

Natural de Pontevedra y taxista de profesión, Fernando Iglesias Espino tenía 41 años cuando decidió acabar con la vida de su mujer y de sus dos hijos de 18 y 12 años. «Los maté porque me pusieron de muy mala leche y me cegué», declaró el homicida durante los interrogatorios, según recogen las crónicas de la época.

Iglesias Espino intentó suicidarse tras dar muerte a sus familiares, aunque el jurado no consideró que fuera un intento real de acuerdo con las marcas que tenía en las muñecas. Lo que sí quedó probado es que Iglesias se había despedido del trabajo la noche antes, rechazando el finiquito. Pocas horas después asesinó con una herramienta cortante primero a su mujer, luego a su hija mayor y, por último, a su hijo, que entonces tenía 12 años. El crimen tuvo lugar en Gran Canaria, donde todavía lo recuerdan.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
27 votos
Comentarios

El gallego que mató a su mujer y a sus dos hijos se fuga de O Pereiro de Aguiar