Las cenas de empresa vuelven a llenar los restaurantes de la ciudad

El sector advierte un repunte tanto en el número de reservas como en el gasto medio


ourense / la voz

Reunirse con familiares, amigos o compañeros de trabajo es una tradición que año tras año confirma su tendencia al alza entre los ourensanos. Tras el bajón que este tipo de eventos sufrieron durante los años de crisis económica, en los últimos ejercicios se está notando una constante recuperación de una costumbre que genera mucho movimiento económico en sectores como el de la moda o el de las peluquerías y salones de belleza. Eso sí, el más beneficiado, sin duda, es el de la hostelería.

En la capital y las principales villas de la provincia son muchos los locales que a estas alturas ya no tienen apenas fechas libres para acoger a más grupos ya que cada año las reservas se adelantan más en el tiempo. Nadie quiere quedarse sin hueco y aunque se prevé que el gran bum de este tipo de reuniones se produzca a partir de la semana que viene, especialmente entre los días 14 y el 16 -el fin de semana anterior a la Navidad-, las cenas se han organizado este año desde los últimos días de noviembre. Es lo que han hecho, por ejemplo, muchos trabajadores del sector textil, que no han querido dejar para diciembre su fiesta anual porque en ese último mes del año todos los domingos son laborables para ellos.

Así que, a estas alturas, ya son pocas las alternativas para encontrar un hueco en los próximos días. «Para los días 14, 15 y 16 de diciembre nosotros estamos ya completos desde hace varias semanas», reconocen desde el restaurante Os Caracoles, en Pereiro de Aguiar. La misma situación se da en el restaurante Monterrey, en la capital, que tampoco tiene ya sitio para esas fechas, advirtiendo además sus responsables de que este año están notando un incremento de reservas, algo que hace prever una buena temporada para el sector. No es raro que, por esa aglomeración, haya reservas que se trasladan a un lunes o martes e incluso que haya grupos que prefieren dejar su celebración para después de la Navidad, cuando tengan garantizado un sitio en la fecha y lugar que ellos prefieran. «Esto es algo que hacen cada vez más empresas, quieren venir a cenar al restaurante y como son muchos, no pueden hacerlo en estas fechas porque hay muchas otras cenas, así que lo posponen para después de las fiestas», explica Luis Rosales, desde el restaurante Monterrey.

Sube el precio medio

Buenas noticias también están recibiendo en la hostelería en relación al gasto medio que se invierte en este tipo de eventos. Con un ligero repunte respecto a fechas anteriores, este año son pocos los que se dejarán un mínimo de treinta euros, solo para la cena. «Los menús de empresa que nosotros ofrecemos este año son de treinta euros para arriba», explican desde Os Caracoles, asegurando que el marisco no suele ser la prioridad para este tipo de acontecimientos. «No es, al menos en nuestro caso, por lo que más suele tirar la gente», confirman desde este restaurante, asegurando que carnes y pescados, encabezados por solomillos, lubinas o merluzas, suelen ser los platos estrella.

También en el restaurante Monterrey aseguran que este año se ha incrementado el gasto mínimo de cada comensal que participa en este tipo de cenas hasta los 30 euros, subiendo incluso un poco más en función de los grupos que se sienten a la mesa. «No sabemos si esto es un espejismo o es que realmente se está recuperando el sector, pero lo cierto es que este año las perspectivas son buenas para las próximas fechas, tenemos sensaciones positivas», asegura Luis Roales al que esperan, como al resto del sector, días de mucho trabajo.

En Navidad y Año Nuevo, turno para las familias, que en Nochebuena optan por cenar en casa

Las semanas previas a la llegada de la Navidad están siendo y serán de mucha actividad en el sector de la hostelería, pero pasada la Nochebuena, que supondrá un parón, llegarán de nuevo días de mucho trabajo. Así, a estas alturas muchos restaurantes apenas tienen ya huecos libres para aceptar nuevas reservas el día de Navidad y el de Año Nuevo, dos fechas muy fuertes para esta actividad económicas. «Estamos ya casi completos para esas dos fechas, con reservas de grupos familiares», explican desde Os Caracoles, que para esas citas especiales ofrecen carta, con precios que rondan los 30 o 35 euros por persona. «En esas fechas la mayor parte de los clientes no viene buscando marisco, seguramente ya lo cenaron en su casa la noche anterior y prefieren tomar otras cosas, como un buen jamón, un revuelto especial o un buen pescado o carne», aseguran.

En lo que todos coinciden es en que, por ahora, la noche del 24 de diciembre es un momento para cenar en casa. «Hay gente que nos llama, sobre todo clientes que residen en Portugal, y nos preguntan si vamos a estar abiertos porque estarían interesados en reservar, pero nosotros por ahora no pensamos abrir esa noche, pensamos que sigue siendo un momento para la familia», dice Luis Roales, del Monterrey.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las cenas de empresa vuelven a llenar los restaurantes de la ciudad