El mayor porcentaje de tractores que se inspeccionan son de hace 39 años

La antigüedad del parque móvil agrícola es mucho mayor que la del resto de vehículos


ourense / la voz

El fallecimiento el pasado fin de semana de un hombre en un accidente de tractor ha puesto de nuevo el foco sobre la seguridad de este tipo de vehículos. El año pasado hubo dos muertes en la provincia por el mismo motivo y los sucesos son más frecuentes de lo que deberían. Hay diferentes causas, pero las más comunes son la creencia de que debido a su tamaño pueden transitar por todo tipo de desniveles y la falta de una revisión anual.

La Dirección General de Tráfico realiza todos los años una campaña informativa a tractoristas, en la que da cuenta de la obligatoriedad de mantenerlos en perfecto estado, a través de la inspección técnica, y de la importancia de que cuenten con una estructura de autoprotección. En la mayoría de los casos no es así y eso los hace mortales.

Durante los primeros seis meses de este año, hasta el 30 de junio, se inspeccionaron en la provincia cerca de 13.200 vehículos agrícolas y de obras y servicios. De ellos, el 81 % lo hicieron en la unidad móvil, el 8 % en la ITV de Xinzo, el 5 % en Verín, el 3 % en Pereiro de Aguiar y el 2 % en O Barco. Según informan desde la empresa Seguridad y Control, encargada de este tipo de inspecciones, el año pasado se realizaron casi 22.600 pruebas a este mismo tipo de vehículos, siendo muy similar el reparto entre las estaciones. Sobre los inspeccionados en el 2016 se deduce que la edad media de los tractores agrícolas es de 28 años, muy por encima de los 16 años de media, si se tiene en cuenta el total de vehículos que pasan este tipo de controles. Y destacan, que el año de matriculación que más veces se repite entre los inspeccionados es 1978: cerca del 20 % del total fueron adquiridos hace 39 años. Un dato importante si se tiene en cuenta que en el caso de los coches el año con más porcentaje es el 2005 y en el de las motos, el 2008.

El 17 % de los vehículos agrícolas inspeccionados fueron rechazados en la primera revisión, lo que quiere decir que tenían al menos un defecto considerado grave o muy grave. Y la mayor parte de los fallos detectados están relacionados con el capítulo de alumbrado y señalización. También se repiten los problemas con las holguras en rótulas de dirección y en los frenos, tanto de estacionamiento como de servicio.

Durabilidad y riesgos

Según explican desde Seguridad y Control S.A., estos vehículos tienen una mecánica sencilla y son muy robustos, de ahí su durabilidad, lo que hace que alarguen tanto su vida útil. Además, subrayan que, aunque se desplazan a baja velocidad, normalmente trabajan en terrenos con desniveles, pendientes, zonas de elevada humedad y pequeñas, lo que obliga a realizar muchos giros, por lo que aumenta el riesgo de vuelco.

La ITV móvil exclusiva para vehículos agrícolas recorre la provincia acercándola a aquellas localidades con tractores censados y que se encuentran a más de 10 kilómetros de una estación fija. El calendario de visitas de esta estación puede consultarse en la página web www.sycitv.com. Los vehículos agrícolas deben pasar su primera inspección a los ocho años de la matriculación, cada dos años hasta los 16 y a partir de ahí la ITV debe ser anual. Actualmente existen estaciones fijas en Xinzo, Pereiro de Aguiar, Verín y O Barco. Pero antes de que finalice el año se abrirá una nueva en O Carballiño, en la que se pueden inspeccionar tractores.

Los defectos más frecuentes están relacionados con la falta de alumbrado y de señalización

Las faltas más graves tienen que ver, en el caso de los tractores, con el alumbrado y la señalización, para que la conducción se realice en condiciones de seguridad tanto para la persona que va al volante como para los usuarios de las vías públicas. Cabe destacar que la última persona fallecida en accidente de tractor en una carretera ourensana fue en el 2015 en O Barco, el del pasado domingo fue en una finca privadas y no se contabiliza como accidente de tráfico. En estos vehículos, que son lentos y voluminosos, la gravedad de los defectos en alumbrado y señalización son mayores, ya que a la importancia de que el propio tractorista tenga buena visibilidad se suma la enorme repercusión que tiene para la seguridad vial. En más de una ocasión, la falta de este tipo de elementos ha sido causa de un accidente grave con otros vehículos. Pero, independientemente de que los tractores se encuentren dentro de explotaciones agrícolas o salgan a vías públicas, las revisiones son obligatorias. Al margen de los accidentes mortales, a lo largo del año son muchos los siniestros de todo tipo que tienen a estos vehículos como protagonistas. En Ourense, a la situación en la que se encuentra algunos tractores hay que añadir una población rural envejecida, que en muchas ocasiones utiliza este tipo de vehículo no solo para trabajar sus fincas sino como medio para desplazamientos cortos. La situación no es diferente a la del resto de Galicia. Y, aunque hay excepciones, en más del 95 % de los casos las víctimas no estaban afiliadas al régimen agrario y su edad media superaba los 65 años.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El mayor porcentaje de tractores que se inspeccionan son de hace 39 años