Seis ingresados en el hospital por una posible intoxicación alimentaria en dos residencias de O Carballiño y Leiro

María Cobas Vázquez
María Cobas OURENSE

O CARBALLIÑO

Siete mayores fueron derivados a Urgencias del CHUO, donde 6 siguen ingresados
Siete mayores fueron derivados a Urgencias del CHUO, donde 6 siguen ingresados Santi M. Amil

Hay 35 personas afectadas, la mayoría ya sin tratamiento y con dieta blanda

10 jun 2021 . Actualizado a las 12:55 h.

La posible intoxicación alimentaria en dos residencias de mayores en la provincia de Ourense afecta ya a 35 personas. La mayoría fueron atendidos en los propios geriátricos por personal sanitario de los PAC de O Carballiño y Ribadavia, tratando de evitar así traslados innecesarios que pudieran afectar a los propios pacientes por sus condiciones de salud o su edad. Aún así, doce tuvieron que ser derivados al PAC carballiñés y 7 acabaron en Urgencias en el CHUO. Hay 6 mayores ingresados. Todos ellos presentan sintomatología digestiva, fundamentalmente vómitos y diarrea.

La posible intoxicación alimentaria está vinculada con una residencia de Leiro y otra de O Carballiño. La misma empresa de cátering sirve también el almuerzo a un comedor escolar carballiñés, aunque de momento no se ha confirmado ningún caso vinculado al colegio. Se detectó un niño que no se encontró bien, pero no se pudo corroborar que fuese por la comida. 

En coordinación con los servicios de Saúde Pública y Medicina Preventiva de la Consellería de Sanidade se está haciendo un seguimiento para determinar el origen y las características de la intoxicación.

En la residencia Quercus de Leiro son doce los mayores que se vieron afectados. Dos fueron derivados a urgencias del CHUO, donde quedaron en observación, con la previsión de que reciban el alta a lo largo de este jueves. Todos ellos sufrieron náuseas y vómitos, y algunos diarrea, síntomas que fueron remitiendo a última hora de la tarde una vez que les pusieron suero, explica la directora, María Ochogavía. Los diez que están en la residencia están llevando ya una vida prácticamente normal, aunque con dieta y vigilados. Ochogavía asegura que están tranquilos, porque la situación parece haberse quedado en un susto. Eso sí, siguen a la espera de los análisis de las muestras de comida para saber qué sucedió. «Somos unha residencia de 78 prazas e houbo 12 usuarios con síntomas, leves. Está claro que non foi nada moi agresivo», asegura. Lanza un mensaje de tranquilidad, ya que todos los mayores se encuentran bien.

Las dos residencias afectadas comparten el mismo servicio de comida, que elabora una empresa externa. En el caso de Quercus, no llega en cátering, sino que la empresa utiliza las propias instalaciones para cocinar. Lo que se prepara en Leiro se envía después a otros centros de mayores de la zona, entre ellos la residencia de O Cornuval en O Carballiño. Es propiedad de la Xunta, aunque es una empresa privada la que se encarga de su gestión. El brote afecta a la parte de la residencia en la que viven personas con dependencia. 

Desde la empresa que elabora los menús, han localizado y retirado los lotes de producto que sospechan que pudo causar la intoxicación. Además, han enviado muestras a analizar para determinar cuál es el organismo causante; y están en contacto continuo con Sanidad para determinar los pasos a seguir. Hasta el momento ya han descartado que se deba al agua del centro o a la manipulación de los alimentos, que estaban congelados y se cocinaron en el horno y en la freidora. La técnica de calidad destaca que todos los afectados están estabilizados y que son casos puntuales para la cantidad de menús que se sirven. Se sospecha de una materia prima servida por un proveedor concreto que se incorporó al menú y que estaba en mal estado, señala Araújo, que explica que si la intoxicación afectó a unos más que a otros se debe a la cantidad ingerida e incluso al sistema inmunológico de cada paciente.

La empresa sigue hoy trabajando con normalidad para servir sus menús diarios.