La madre de la víctima de A Esmorga, sin trabajo y sin cobrar la indemnización de los asesinos

«No he recibido ni un céntimo» lamenta Paula Boghiu


ourense / la voz

Alexandru Walter Boghiu, de 22 años, salió de su casa en la noche del 19 de diciembre del 2014, viernes, para dar una vuelta con unos amigos. Su madre, emigrante natural de Rumanía que llevaba años asentada en O Carballiño, le dio 5 euros y se despidió de él, como cualquier otro día. Nunca más volvió a verlo. A la mañana siguiente, el cuerpo de su hijo aparecía flotando en las aguas del embalse de Albarellos, Boborás, y en menos de 48 horas se arrestaba a sus asesinos. Eduardo López y Óscar Estévez habían conocido a Alexandru aquella noche en un bar y tras coincidir en algunos locales acabaron en casa de Eduardo. Allí, las cosas se complicaron, mediaron insultos e hizo mella el alcohol, y el chico sufrió una brutal paliza, con golpes y patadas que le arrancaron varios dientes, entre otras lesiones. Luego lo metieron en el coche de Óscar y lo llevaron al canal del Viñao, una zona de poco tránsito desde la que empujaron al chico al agua. «Un rumano menos», comentó entonces Óscar, según relató en el juicio el otro acusado. Según los forenses, el chico estaba vivo cuando cayó al agua. A los investigadores de la Guardia Civil aquel crimen les recordó a la trama de la novela de Blanco Amor, y bautizaron aquella operación como A Esmorga.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
PAPEL LOS 7 DÍAS
Disfruta al recibir en casa el periódico en papel toda la semana, accede a la réplica en PDF y a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP

La madre de la víctima de A Esmorga, sin trabajo y sin cobrar la indemnización de los asesinos