Condenado por estafar a nueve personas a las que pidió dinero utilizando el timo del pariente

El sospechoso fingía que precisaba dinero tras un accidente


ourense/ la voz

Encontrárselo por la calle fue muy mala suerte para las nueve personas que entre el 8 de febrero y el 5 de marzo del 2019 se toparon con José Antonio V. G. A todas ellas, sin conocerlas de nada pero aparentemente informado de sus amigos o allegados, les pedía dinero con excusas varias. Logró así hacerse con una cantidad no demasiado alta, pero por la que ahora tendrá que pagar un precio importante. Y es que la magistrada del Juzgado de lo Penal dos de la capital ourensana le ha impuesto al sospechoso una condena de un año y nueve meses de prisión, por considerarlo responsable de un delito continuado de estafa.

En esta condena se aplica la circunstancia agravante de reincidencia, ya que el sospechoso había sido ya condenado por otro delito de estafa juzgado en O Carballiño. Cumplida ya la primera condena, el acusado cambió de escenario y se trasladó a la capital ourensana, donde durante casi un mes se dedicó de nuevo a lo mismo: estafar.

Así lo recoge la sentencia, que recoge uno por uno los casos de ciudadanos perjudicados. El primero se registró el 8 de febrero, cuando José Antonio se acercó a una mujer que caminaba por la calle San Francisco. Tras presentarse a ella como el hijo de una amiga, a la que la víctima conocía, le contó que su madre había tenido un accidente y que la grúa se había llevado su coche con la cartera dentro, y que necesitaba 140 euros. Confiada, la mujer fue a un cajero automático, sacando la cantidad que le solicitó el desconocido y entregándole el dinero. No quedó ahí la cosa, ya que en ese momento el acusado le pidió otros 140 euros, que ella también sacó y le entregó.

Portocarreiro, la avenida de Santiago, la calle Remedios o Ramón Puga fueron otros de los escenarios en los que se dejó ver el timador en las semanas siguientes. Consta acreditado que se hizo pasar por hijo de vecinos, sobrino de conocidos o simplemente amigo de otros amigos para conseguir ganarse la confianza de sus víctimas, quienes no dudaban, al menos no en ese momento, de sus palabras y le entregaban el dinero que les pedía, con excusas varias. Eso sí, la historia del accidente de su madre y de la grúa que se había llevado el coche debía ser la que mejor funcionaba, porque fue la que más veces usó. Tanta fue su actividad que desde el 2 hasta el 5 de marzo asaltó todos los días a alguien, consiguiendo así que la Policía cerrase el cerco sobre el y terminase deteniéndolo, ya que para entonces sus víctimas se habían dado cuenta de todo. El acusado, en el juzgado, no se molestó en negar los hechos.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Condenado por estafar a nueve personas a las que pidió dinero utilizando el timo del pariente