Ourense

Más de 100.000 personas, 70.000 kilos de pulpo cortado y 150.000 raciones. Estas son las cifras del año pasado y la organización no se atreve a calcular las del 2019. Superando todos los récords, O Carballiño demostró que su tradición pulpeira no se puede comparar con la de ningún otro lugar del mundo. Cumplió su edición 57 tendiendo puentes con Asturias, a quien dedicó la jornada.

A las ocho y media de la mañana, Leticia Conde Álvarez ya estaba en el parque municipal para preparar pulpo. Es la más joven de una generación de pulpeiros de Arcos: «Venimos desde que comenzó. Generación tras generación. Este año traemos alrededor de trescientos kilos de pulpo».

;
Miles de personas degustan en O Carballiño el mejor pulpo del mundo El secreto es aliñarlo con aceite de oliva, sal y pimentón, y servirlo en plato de madera

Ellos, los pulpeiros de Arcos - localidad carballiñesa famosa por la destreza de sus vecinos a la hora de hacer y cortar pulpo -, son los que dan sentido a esta fiesta. Porque no solo se trata de comer un buen cefalópodo, sino de hacerlo con la mejor preparación: mucho mimo [aunque haya que golpearlo antes], aceite de oliva y buen pimentón. Fernando Feijoo relata que ya desde pequeño venía a la fiesta: «Primeiro a comer e agora a traballar», ríe. Tiene 58 años y cuando todo empezó daba sus primeros pasos. En su puesto de pulpo cortaron el año pasado alrededor de cuatrocientos kilos. Este, espera repetir.

«¿Es verdad que para comer buen pulpo en O Carballiño es mejor venir cualquier día que no sea hoy?».

«¡Non!», afirma contundente. «Esto é un manxar. Tratamos sempre de quedar ben co público e de presumir».

Y de eso dieron buena cuenta los comensales. A las diez y media de la mañana algunos ya almorzaban. Entre ellos, Natalio y Mary. Son de Vigo: «A mí sabe bien en todos los lados. Este está riquísimo». No se quedarán a la comida pero han hecho un alto en el camino. Cerca, Manuel Vallés y su hija Patricia ya degustan dos raciones. Vienen de Torrejón de Ardoz porque la mujer y madre es oriunda de la villa. La hija lo conoce por primera vez. «Bueno, vine cuando era muy pequeñita y no me acuerdo», puntualiza. En Madrid, afirman, no se come buen pulpo. «Mi señora la cuece bien, pero no en los restaurantes», matiza Manuel. Patricia, la hija, destaca: «¡Si en Madrid cuesta 18 euros! Y aquí la ración está a 9 euros».

El crecimiento de la Festa do Pulpo do Carballiño es tan grande que en la actualidad hay casi tantos puestos de pulpo en el recinto del parque municipal como en el resto de la villa. Vecinos y muchos turistas se acercaron ayer hasta la localidad donde aunque cayeron unas gotas de lluvia, el sol ganó la partida. La fiesta que tiene como objetivo más cercano ser de Interés Internacional ya tiene todos los ingredientes, como explicó la conselleira de Turismo, Nava Castro, invitada oficial de la cita, que sufrió en sus carnes las largas caravanas de coches que tomaron O Carballiño y que le hicieron llegar al recinto 45 minutos más tarde de lo previsto. Su anfitrión, el alcalde carballiñés, Francisco Fumega, recordó que hace solo unos días en la villa se sirvió la tapa de pulpo más grande del mundo (de 500 kilos de pulpo) y la trascendencia a nivel internacional que tuvo: «Foi unha xornada histórica en transcendencia mediática nacional, internacional e galega. Agora está a suceder algo parecido. Nunca tivemos tanta demanda de tarxetas para o recinto oficial nin solicitudes de acreditacións de medios de todo o mundo».

Todo, para conocer el trabajo de los herederos de una tradición de siglos: los pulpeiros

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

«¡Si en Madrid el pulpo cuesta 18 euros!»