De un partido «rocoso» a un duelo entre iguales

.

Pontevedra/ La Voz

En una semana frenética de pretemporada, el Pontevedra empieza a perfilarse para una liga que arrancará en 15 días. El pasado miércoles visitaron al Arenteiro en O Carballiño en un partido «rocoso» tanto por el equipo como por el juego desplegado. Los de Luismi no consiguieron hacer gol en los 90 minutos, hubo que esperar a la tanda de penaltis para llevarse el partido. «El rival te interrumpe constantemente, no da tregua y esto es bueno porque te sirve para ver que no todo es bonito y maravillosos», explicó ayer Luismi.

Ahora eso ya es capítulo pasado, el siguiente turno será un cruce entre iguales. Esta noche recibirán en Pasarón al Deportivo B en un encuentro en el que se podrán analizar más al detalle. Los primeros síntomas dan muy buena salud al equipo, especialmente en materia defensiva. Aunque en la parte ofensiva el equipo todavía tiene que dar algún avance, el míster, como siempre, extrae la parte positiva. «La solvencia defensiva te da tranquilidad para poder ganar el partido, sino marcas, al menos no encajas», explica el entrenador granate, que todavía espera que llegue en los próximos días un refuerzo en punta. El partido de hoy le servirá para dar un paso más hacia delante con un equipo de similares características. El Depor B y el Racing son los dos huesos que le quedan antes de arrancar el 26 de agosto. El equipo combina esta semana las sesiones de entrenamiento con los partidos de pretemporada, mientras espera la recuperación de Alex González y Pacheco, que «los tenemos entre algodones», mientras Iñaki y Antón ya empezaron a entrenar con el grupo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

De un partido «rocoso» a un duelo entre iguales