Tormenta de verano


La naturaleza nos volvió a mostrar su poderío, con la tormenta de granizo que descargó el domingo sobre una parte de la provincia. Hasta el deporte rey, aunque sea en la versión más humilde deTercera división, se tuvo que rendir ante la potencia meteorológica. Les aguó la fiesta del retorno a la categoría a los aficionados del Arenteiro, ilusionados por vivir su primer partido en Tercera después de 23 años, y le amargó el desplazamiento a la plantilla del Centro de Deportes Barco, que tendrá que repetir viaje a la otra punta de la provincia para jugar solo veinte minutos. Se machacó el campo de Espiñedo y muchos coches también sufrieron daños de chapa por la piedra caída en O Carballiño. Cada uno pensó en lo suyo, pero casi todos recordaron, al ver la que caía, el daño que podría causar en las viñas ourensanas que estaban comenzando la vendimia. Menudo añito este, con las heladas de abril y el granizo de agosto. Ayer volvió a recomendar la conselleira de Medio Rural que los agricultores contraten seguros que les cubran este tipo de siniestros. Parece que la administración sigue sin tener claro si le toca indemnizar al sector. Es la tendencia en los que nos rigen. Del Estado social y democrático de derecho que proclama la Constitución, lo de social hace tiempo que se esfumó. Que los agricultores aseguren sus cultivos, ¡como si los seguros cubrieran todas las inclemencias y pagaran indemnizaciones que compensasen! Eso para ese sector. Para todos los demás, ya nos podemos ir preparando también. Vayamos haciendo planes de pensiones privados ¿no? que las públicas serán escasas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Tormenta de verano