«Que haya más denuncias no significa que haya más violencia de género»

Mónica Méndez, coordinadora de los servicios de la administración del Estado, cree que la protección de las víctimas es integral

.

ourense / la voz

Cuatro mujeres han muerto en Ourense por violencia machista desde el 2012; el último caso fue en O Carballiño a finales de enero de este año. Desde hace algo más de un mes, los servicios que el Estado pone en Ourense contra la violencia de género tienen nueva coordinadora. Se trata de Mónica Méndez Pérez, jefa de la Unidad de Violencia de Género de la Subdelegación del Gobierno, un ámbito de trabajo «delicado», como ya lo era su anterior dedicación en la jefatura de extranjería. Desde su prisma, la violencia machista es un problema de toda la sociedad y aunque se siguen dando casos, confía en que a medio o largo plazo vaya desapareciendo.

-¿Cuál es su función?

-Fundamentalmente, coordinar los servicios de la Administración general del Estado y también apoyar al resto de administraciones y organismos que intervienen en la violencia de género.

-¿Está muy repartida la atención a las víctimas y la persecución de este delito?

-Intervienen varios organismos y administraciones. Por supuesto, los cuerpos y fuerzas de seguridad son los que dan protección inmediata a la víctima, además de la fiscalía y los juzgados. La comunidad autónoma, a través de la Secretaría Xeral de Igualdade -en Ourense hay una unidad- es la que tramita las ayudas económicas y de otro tipo para las víctimas. Y luego los concellos, con los CIM y los servicios sociales, que dan un apoyo integral a las víctimas, desde los aspectos jurídicos hasta las ayudas que tienen. En este tema están implicadas todas las administraciones.

-¿Piensa que el organigrama es correcto o hay alguna laguna?

-La perfección no existe, pero hay muchísima coordinación entre administraciones. Nosotros, desde la Subdelegación, tenemos contacto asiduo con los cuerpos de seguridad y administraciones, asistimos a las reuniones a las que nos convocan en los concellos y tenemos un contacto continuado para que funcione todo correctamente.

-¿La burocracia es un problema para la víctima o se la ampara en cuanto denuncia?

-Independientemente de que pueda haber algún caso aislado, desde el momento en que hay una denuncia, algo que es fundamental, los cuerpos y fuerzas de seguridad ya informan a la víctima de todos los organismos a los que se puede dirigir en su ámbito territorial y le dan teléfonos de contacto. Tanto la Policía Nacional, como la Policía Autonómica y algunas policías locales de la provincia, y por supuesto la Guardia Civil, tienen personal especializado. Es algo fundamental para dar un trato adecuado a las situaciones que se dan en las mujeres que son víctimas.

-Se suele decir que España tiene una legislación avanzada pero los resultados todavía no están claros. ¿La ley se adelantó a la sociedad o hay algo que corregir en el ámbito legislativo?

-La ley que tenemos es integral, una ley orgánica del 2004. Todo es mejorable, pero sí hay una protección integral a las víctimas. Que haya más denuncias no quiere decir que no funcione la ley, todo lo contrario. Es que las mujeres hacen visibles sus casos para poder protegerlas. Que haya más denuncias no significa que haya más violencia de género. La ley cumple las expectativas, puede mejorarse en algún campo, pero tanto la ley como los medios que se están ofertando son contundentes.

-¿Debería obligarse a las víctimas a declarar en los juicios contra sus maltratadores?

-Dada la situación de vulnerabilidad de las víctimas, a lo mejor no quieren revivirlo y prefieren aislarse. Es una problemática en la que no hay un momento determinado en el que se supere. Muchas mujeres tienen que recibir atención psicológica continuada y no es un problema que se solucione de un año para otro.

-¿Cuantos casos hay en Ourense?

-A datos de mes de abril, hay 384 casos activos en la provincia de Ourense, de riesgo alto o medio o no apreciado.

«No tenemos un número de casos alarmante pero tampoco residual»

En la Subdelegación hay una reunión mensual dedicada a este ámbito de la violencia machista en la que participan todos los profesionales que hacen un seguimiento a este asunto. Mónica Méndez resalta la dedicación y buen hacer de quienes trabajan en este ámbito en la provincia.

-¿La medida más eficaz es el alejamiento o hay otras que implementar?

-De entrada siempre hay que conceder medidas de alejamiento y de no comunicación con la víctima. Es fundamental. Y muchas veces generan más denuncias por quebrantamientos de medidas. También, que si no tienen independencia económica, las víctimas tengan apoyo de las administraciones. Pero si no denuncian, es difícil protegerlas.

-¿Hay menores implicados?

-En los casos actuales hay alguna menor. Nos preocupa. Además de estar al día de los casos de víctimas, en la Subdelegación tenemos mucha relación con Educación porque son importantísimas las campañas de sensibilización que se hacen en los centros escolares para prevenir este problema, detectar situaciones de violencia y de machismo temprano. También hay víctimas con hijos pero no me consta que haya situaciones de agresividad hacia los menores.

-¿Hay alguna peculiaridad en Ourense, quizás en el mundo rural?

-En el medio rural hay más vulnerabilidad y menos apoyo e igual eso repercute a la hora de denunciar los hechos. Ahí la Guardia Civil realiza un trabajo fundamental y protegen a las víctimas como en la ciudad. En proporción a la población, en la provincia no tenemos un número de casos alarmante pero tampoco residual.

-¿Crece la concienciación del entorno de la víctima?

-Hay gente que denuncia espontáneamente al ver algo. Se hacen muchas campañas.

Votación
0 votos
Comentarios

«Que haya más denuncias no significa que haya más violencia de género»