Perreras y protectoras acogen a más de mil animales abandonados

Los perros suponen el porcentaje más importante, aunque también hay gatos


ourense / la voz

En las perreras y las protectoras que hay en la provincia hay más de un millar de perros -sobre todo- y gatos que están esperando a ser adoptados para tener un hogar. Son los animales que han ido recogiendo de las calles y los montes durante los últimos meses -en algunos casos, llevan más tiempo encerrados- después de que fuesen abandonados por sus anteriores dueños, los cediesen a la perrera o naciesen ya en libertad.

La instalación más grande está en Ourense. En la capital están las instalaciones que gestiona Progape, en las que conviven unos 400 perros y 100 gatos. La protectora tiene un convenio con el Concello de Ourense para recoger los animales abandonados.

A lo ancho de la provincia, 65 concellos están adheridos a la red provincial de la Diputación, que cuenta con instalaciones en O Carballiño, Xinzo, A Rúa de Valdeorras y Muíños. El 2016 empezó con menos de 50, por lo que desde la administración provincial consideran un buen dato el de final de año. «Temos sobre 400 cans, gatos non hai ningún», explica Sindo González, responsable de la red de perreras. «Procuramos non ter gatos, e buscar alternativas se é preciso, porque xa se sabe que os gatos encerrados non están ben», añade. Quedan 400 perros, pero ha sido un buen año en cuanto a adopciones, según González. «Recollemos uns 600 animais no 2016, e houbo sobre 400 adopcións», señala. Además, muchos son devueltos a sus dueños, que los pierden y pueden recuperarlos gracias a que llevan chip. En caso de que encuentren un perro sin el dispositivo, se lo colocan.

González explica que la mayoría de las adopciones se realizan a través de protectoras o personas a nivel individual que están concienciadas contra el abandono animal. Su trabajo a través de las redes sociales les ayuda en esa labor. Apunta como curiosidad que la mayoría de las adopciones no son locales. «Moitos cans marchan para fóra, Francia e Inglaterra sobre todo», apunta. Y eso que, señala, no es barato, ya que deben hacerse los trámites y después pagar el viaje. Explica que desde la red provincial trabajan con dos protectoras y dos personas a nivel individual. «ProAnimales Carballiño é á que máis move, andará cerca das 300 adopcións mediadas. E tamén colabora Adopta Outeiro; e dúas personas a nivel individual, un rapaz de Lobios e unha rapaza de Ponferrada que traballa sobre todo coa canceira da Rúa», explica.

De momento no están previstas ampliaciones en las instalaciones provinciales. Se habló de sumar la adhesión de la perrera que construyó el Concello de Melón, pero hacen falta reformas y no está previsto que se hagan a corto plazo. Así que, de momento, sigue cerrada. Tampoco está previsto construir más. «Facer máis centros encarece, así que de ser preciso ampliar, ampliaríase o centro de Xinzo», explica González. Y cuenta que se elegiría ese porque geográficamente está bien situado y además hay posibilidades de hacerlo en el terreno actual. «Ademais, a do Carballiño é moi grande xa», apunta.

En el caso de Verín, la perrera pertenece a la Mancomunidad de Monterrei. Da cobijo también a varias decenas de animales.

A estas instalaciones se unen las realizadas por las protectoras. Es el caso de la de Peludines Callejeros de Valdeorras, que tiene sede en Rubiá. El número de perros abandonados ha provocado que las casetas hayan sido ampliadas en número en los últimos tiempos.

La labor colectiva se complementa con la que se realiza a título individual

La labor de protectoras y perreras se complementa con la que realizan algunas personas en la provincia a nivel individual. Uno de esos casos es el de María Lourdes de Freitas, de Maside. En su propia casa creó un pequeño refugio en el que tiene ahora dos perros y cuatro gatos, a los que busca un hogar, además de los suyos propios. Lo creó hace un año, cuando se trasladó a Maside desde la capital. Contaba con el espacio suficiente para poder hacerlo. Y no se lo pensó. El verano es la peor época. «Llegué a tener once gatos, porque es cuando hay más camadas», dice. Empezó con un gato, después llegó un perro... Ella se encarga de cuidarlos, y después a través de la protectora Alma de Barbadás les buscan un hogar. Además, desde Manada Canina le ayudan con los gastos de la comida. «Es una asociación que está por toda España, que hacen eventos para recoger comida y después la reparten entre protectoras y casas de acogida», señala.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Perreras y protectoras acogen a más de mil animales abandonados