Un provocador pintor de erotismo

Gerardo Rodríguez, Chere, expondrá por primera vez en O Barco con motivo de la Semana de Cine

.

o barco / la voz

No va a dejar indiferente a nadie. Es la idea con la que se presentó la exposición que Gerardo Rodríguez, Chere, protagonizará con motivo de la Semana de Cine de O Barco, que organiza el cineclub Groucho Marx en colaboración con el Concello. Serán una veintena de cuadros eróticos. «Toda a responsabilidade é do cineclube», resaltaba su presidente, José María Rodríguez. «Se suscita polémica, que suscite», apostillaba la edila de Cultura, Margarida Pizcueta, que al tiempo aseguraba que «non imos facer apoloxía de nada».

Estaba creada la intriga. ¿Pero qué se va a ver? Lo cuenta el protagonista. «Soy un artista, pinto desde hace unos diez años. Empecé hace mucho tiempo haciendo carteles para la Semana de Cine en O Barco; después salí de ahí y empecé con los cuadros», rememora. Su pintura es erótica, como él mismo lo define. Y provocadora, añade. Para ello recurre en especial al blanco y al negro (aunque en algunos cuadros opta por el colorido). «Intento reflejar el pecado, el erotismo... Todo eso que estamos acostumbrados a practicar en privado, pero no en sacar a la calle», argumenta el artista. Puro vicio es el título de la muestra que según explica trata «de reflejar el placer, el sexo, el erotismo, el cigarro de después...». Hay cuadros «de bouyerismo, de gordas eróticas, pinto de todo...», dice. Asegura el artista que no intenta convencer al público de que le gusten sus cuadros, porque eso no se puede lograr; pero que sí quiere que la gente que contempla su obra encuentre algo distinto a lo que es habitual. «Muchas veces en los bares hay exposiciones de cuadros en los que las obras parecen ya la decoración del local. Yo intento lo contrario, provocar a la gente, que mire las obras. Quiero que la gente reaccione ante lo que ve. Después, que le guste o no, ese no es mi problema». Asegura que a pesar de lo que pueda parecer de antemano, la exposición es «para todos los públicos».

Que sea para todos no significa que todos quieran verla. El artista valdeorrés reconoce que aunque ha expuesto en lugares como Vigo, Noia o Silleda, hay algunos que se le han resistido. «En las ciudades grandes no es nada polémico, porque están acostumbrados a ver de todo. Pero en otros lugares sí he tenido problemas para poder exponer, e incluso ha habido sitios en los que no ha sido posible hacerlo», reconoce. Depende, explica, de la zona, el contexto, el lugar... «Pero no es nada grave -puntualiza-. Es más lo que la gente imagina que lo que realmente hay».

Dice que lo que más ilusión le hace de exponer en O Barco es hacerlo acompañado de su sobrina. La joven Cristina González firma el cartel de la Semana de Cine de este año. «Me gusta esa idea que tuvo José María [Rodríguez, presidente del cineclub] de que ella hiciese el cartel, que antes pinté yo», y que en otros años también su hermana y otros familiares.

«Me hace mucha ilusión exponer con ella», repite. Y acto seguida, se resta protagonismo. «Lo importante es que la gente vaya al cine, que vaya cuanta más gente mejor; la exposición es algo secundario», añade.

Otras facetas

La de pintor de cuadros eróticos no es la única faceta de este artista multidisciplinar. «Tengo que estar haciendo cosas distintas, porque si no, me aburro», destaca. El año pasado sacó un libro de cuentos infantiles para niños de 3 a 10 años; y durante el curso pasado -Chere es también profesor de instituto- elaboró un mosaico de más de 130 metros -con ayuda de más de un millar de personas- en la pared del IES Bouza Brey de Vilagarcía de Arousa (Pontevedra), con piezas de cerámica de Sargadelos. El trabajo seguía la estela de uno anterior en el instituto de Boiro.

El artista. Nacido en O Bolo, creció en O Barco de Valdeorras, donde todavía reside parte de su familia y localidad a la que acude con mucha frecuencia.

La exposición. La primera muestra del trabajo de Chere en O Barco se podrá ver en el recibidor del teatro Lauro Olmo del 21 al 31 de agosto.

Votación
0 votos
Comentarios

Un provocador pintor de erotismo