Ríos desbordados por el deshielo y las persistentes precipitaciones

El Sil, en Valdeorras, y el Arnoia, en Baños de Molgas y Vilar de Barrio, anegaron áreas recreativas y carreteras, que se cortaron temporalmente


OURENSE / LA VOZ

Carreteras parcialmente cortadas y zonas inundables anegadas fueron la consecuencia de las persistentes precipitaciones, que provocaron que, durante la mañana del viernes, los ríos ourensanos bajasen con sus cauces repletos o desbordados en algunos puntos. Ocurrió así con el Arnoia, a su paso por Baños de Molgas, donde anegó el área recreativa y la carretera de Os Milagros, informaron fuentes de Protección Civil.

No hubo problemas para la población, pero varios pueblos de Vilar de Barrio, como Porto, Alemparte, Arnuide o Riobó tuvieron alguno de sus viales o calles anegados. No llegaron a quedar incomunicados pero algunas carreteras sí estuvieron inutilizables parte de la jornada. Hacia el medio día, las lluvias dieron una tregua, y poco a poco las aguas volvieron a su cauce.

Hubo estaciones meteorológicas, en puntos altos, en los que se registraron más de 74 l/m2 (O Invernadeiro), 43 l/m2 (Monte Medo) o 61 l/m2 (Serra do Eixe), según Meteogalicia.

Las intensas lluvias de los últimos días y el deshielo de las nevadas provocadas por Dora hicieron subir de manera importante el caudal del río Sil a su paso por Valdeorras. Cauce arriba, el río entró en Galicia inundando las piscinas de Sobradelo (en Carballeda de Valdeorras) para después continuar hacia O Barco. Desapareció bajo el agua la zona verde del Malecón y se cortaron los accesos al césped.

De hecho, el caudal subió tanto que -al cierre de esta edición- faltaban apenas unos centímetros para que el agua llegase al paseo. Se activó el nivel de alerta por posibles inundaciones. Cauce abajo, el río Leira se desbordó justo antes de llegar al Sil, obligando a cortar el vial por debajo de la N-120 al tráfico por momentos; y lo mismo sucedió con la carretera que va pegada al río entre A Reza y O Aguillón de A Rúa.

Además, un desprendimiento de tierra, que arrastró también varios árboles, cortó la OU-121 a la altura del Alto da Portela (en A Veiga). Parte del talud se vino abajo, dejando la calzada llena de tierra y piedras, por lo que no fue posible circular por el vial, que une A Veiga con O Barco de Valdeorras, hasta las 18.00 horas, cuando la carretera quedó despejada y pudo abrirse de nuevo al tráfico.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Ríos desbordados por el deshielo y las persistentes precipitaciones