El Bergantiños apelará a la épica para seguir soñando

Fase de ascenso a Segunda B | Solo ha logrado en lo que va de curso dos resultados que le darían el pase de ronda


El severo varapalo sufrido por el Bergantiños en el Nuevo Campo de Villarrubia obliga al cuadro rojillo a tirar de remontada. De apelar a la épica para darle la vuelta a un 2-0 adverso. Al cuadro carballés no le salió nada de lo planteado el domingo. Ni marcó fuera de casa ni dejó la suya a cero. El 2-0 se antoja un resultado muy complicado, sin embargo, el entrenador carballés, Miguel Figueira, prefiere ver todavía el vaso medio lleno: «Xogamos moi ben, saímos moi enchufados e tivemos tres ocasións moi claras para adiantarnos nos primeiros dez minutos. Logo chegou o gol deles [Fran Minaya, min 29] e fíxonos moito dano». Y añadió: «Eles xogaron o resto do partido á contra e tiveron un gol nunhas das poucas veces que chegaron á nosa área. Nós intentámolo de todas as formas, levamos o peso do partido e arriscamos, pero non puido ser».

La receta para este domingo (19.00 horas, As Eiroas) es clara: «Saír a por todas, arriscar máis, ter moito coidado coas contras deles, que son moi perigosas, e marcar pronto para ter opcións».

Claro que si se analizan las estadísticas del Bergantiños este año, el 2-0 adverso logrado en la ida no invita precisamente al optimismo. El cuadro carballés disputó hasta la fecha 41 partidos (38 de liga y 3 de fase de ascenso). Ha anotado 65 goles y ha encajado 44 (poco más de un gol por encuentro).

Con los datos en la mano, al Bergantiños solo le valdría para pasar de ronda 2 de los 41 resultados cosechados este curso: 5-0 contra el Covadonga en la vuelta de la primera eliminatoria y el 3-0 logrado en la jornada 33 de liga frente al Porriño Industrial. Y para lograr equilibrar la contienda y llegar a la prórroga y, en su caso, a la tanda de penaltis, solo le serviría los 2-0 logrados frente al Covadonga en la ida de la primera eliminatoria, y los obtenidos en liga en Somozas, O Barco, Arousa y frente al Silva, todos ellos fuera de casa.

Pero las estadísticas están para eso, para romperlas. A Miguel Figueira y los suyos les quedan 90 minutos, como mínimo, para lograr la hazaña. Y, sobre todo, después de haber recuperado a Rubén Rivera, quien ya disputó unos minutos el pasado domingo tras permanecer en el dique seco seis semanas por culpa de una lesión de rodilla.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El Bergantiños apelará a la épica para seguir soñando