o barco / la voz

La praza de Viloira en O Barco es desde ayer una gran vinoteca. La Feira do Viño ha transformado el espacio al aire libre en un periplo de casetas en las que poder degustar los vinos de 20 bodegas amparadas por el sello de calidad. Una buena oportunidad para conocer todo lo que ofrece la denominación de origen, tal y como destacó el presidente del consello regulador, José Luis García Pando, en su discurso. «Aínda que haxa un patrón, [queremos] que non sexan viños clónicos», decía Pando, que explicaba que el objetivo se plasma en las posibilidades que ofrecen los vinos amparados por la denominación de origen.

Citó los godellos de la añada, los que van sobre lías, los que pasan por barrica; o los tintos, «que teñen pegado un salto brutal desde a mencía clásica ao brencellao ou o sousón». Son algunas de las propuestas que los visitantes pueden encontrar en la feria. «Son viños que ata vos van descolocar» frente a las ideas preconcebidas, añadía Pando.

La invitación del presidente de la D.O. Valdeorras era clara: «disfrutade do bo viño». Lo decía después de hacer especial mención a la acreditación ENAC, lograda esta misma semana. «É un logro que estabamos buscando desde hai tempo. É unha boa noticia para todo o sector; e é un labor colectivo de todos. Que ninguén se apunte o tanto, porque nos pertence a todos».

De la acreditación habló también el vicepresidente de la Diputación, Rosendo Fernández, considerándola «un salto cualitativo e de calidade» después de calificar el vino como «o mellor embaixador dunha terra». Y en la misma línea hablaba el nuevo subdelegado del Gobierno en Ourense. Emilio González destacaba que «o viño é parte inseparable do voso ser. Davos nome, fala da vosa terra, da paisaxe, da cultura... e o viño quérevos porque o coidades». No quiso tampoco dejar pasar la oportunidad de felicitar al sector por la acreditación. Y similares fueron las palabras del alcalde de O Barco, Alfredo García, dando la enhorabuena al sector por la acreditación. Habló para las bodegas y los viticultores, pero también para el público, animando a los presentes a pedir un Valdeorras cuando vayan fuera. «Esa é a clave para que bares e restaurantes, cando teñan demanda, veñan buscar viño de Valdeorras», apuntaba. Defendía el regidor que, además, el vino debe convertirse en un reclamo turístico. «O xeodestino Manzaneda Trevinca ten un ariete importante na palabra Valdeorras, que se asocia a viño. Queremos que a xente veña probar o viño, e despois xa nos encargaremos de que vexan todo o que temos que ofrecer», remataba.

Con la invitación al brindis, comenzaba a sonar la música de la Real Banda de Gaitas, que interpretó el himno de Galicia, seguido de algunos temas más. No fue un concierto muy largo, ni tampoco demasiado cómodo. El sol fue el gran protagonista de la mañana, así que a músicos y a público no les quedaba más remedio que buscar la sombra, que además no era mucha.

Tras el descanso del mediodía, la feria volvió a abrir a las siete y media, esta vez mojada por la lluvia que cayó minutos antes. La Feira do Viño de Valdeorras continúa hoy.

Terras do Bibei y Os Bertolini ponen música al domingo

La Feira do Viño de Valdeorras continúa hoy, de nuevo con horario de mañana y tarde. Las casetas abrirán a las 12.30 horas y hasta las dos y media. De amenizar la mañana se encargará la charanga Terras do Bibei. Tras el descenso para la comida y la siesta, las veinte bodegas participantes volverán a servir vinos a partir de las 19.30 horas, en una tarde que cuenta en el programa con la actuación de Os Bertolini y sus cantos de taberna. Una hora más tarde tendrá lugar la entrega de los premios a los mejores vinos de la feria, resultado de la cata celebrada el viernes.

Durante todo el día funcionará de nuevo el tren que conecta el casco urbano con Viloira; y estarán abiertos los hinchables en el jardín.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Son viños que vos van descolocar»