O Barco analizará el ADN de la caca de perro depositada en la calle para multar al propietario

La medida se pondrá en marcha tras resultar infructuosas otras campañas de limpieza viaria

O Barco incluso recurrió a los niños, que señalizaron las cacas con globos, para tratar de concienciar sobre la recogida de los excrementos
O Barco incluso recurrió a los niños, que señalizaron las cacas con globos, para tratar de concienciar sobre la recogida de los excrementos

o barco / la voz

Va un poco por temporadas y afecta a unas zonas más que a otras, pero la tónica general es que las calles de O Barco de Valdeorras están sucias por la presencia de excrementos de perro. Las campañas de sensibilización llevadas a cabo, las placas instaladas en algunos espacios públicos recordando la obligación de recoger las heces caninas, e incluso la amenaza de sanción que recoge la ordenanza de tenencia de mascotas, no ha conseguido solucionar un problema que cada cierto tiempo se convierte en una queja vecinal común. Así que desde el gobierno local han decidido probar una nueva opción, que entienden que puede ser la solución. Analizarán el ADN de las cacas de perro para conocer la identidad del propietario y así hacerle llegar la multa a casa.

¿Cómo? La nueva ordenanza sobre la tenencia de perros recoge que es obligatorio censarlos en el concello (como si fuese una persona) y además aportar una copia de su ADN. La concelleira de Medio Ambiente, Diana Urdangaray, explica que contactarán con los veterinarios para poder hacer este tipo de pruebas con ellos, y cada animal recibirá una placa identificativa. Después se creará una base de datos (a través de la empresa ADN Perros) en la que cada animal tendrá asignado un número. Cada vez que aparezca una caca en la vía pública, será llevada a analizar para después cursar la sanción al propietario. «Cada can terá un número asignado, polo que preservamos a protección de datos», explica Urdangaray. Ese número dará después acceso a la dirección del propietario, para poder enviarle la multa correspondiente.

Campañas que no sirvieron

«Fixemos moitísimas campañas e non funcionaron, entendemos que co ADN funcionará seguro, porque xa non hai posibilidade de dicir ‘foi fulatino ou menganito, o ADN dirá que can foi’», añade Urdangaray. «Esperemos que funcione porque non se me ocorre nada máis; pero vai funcionar, ten que funcionar», defiende la edila del grupo de gobierno.

La iniciativa todavía tiene que pasar unos trámites antes de estar operativa. Para empezar, ayer fue presentada a la oposición, que tiene hasta la próxima semana para presentar alegaciones. Después estará expuesta al público durante un mes para que los vecinos puedan presentar sus propias observaciones al texto, que finalmente será aprobado en pleno. Una vez que entre en vigor, el Concello dará una moratoria de seis meses a los propietarios de canes para que cumplan con la obligación de presentar el ADN. Después (en el último trimestre del año, según Urdangaray) comenzaría a multarse a los propietarios de los perros que dejen sus excrementos en la calle sin recoger.

Habrá quien piense que podrá librar si se limita a no censar el ADN del perro; pero no será así. El trámite será obligatorio, por lo que si se detecta un can cuyos datos no están registrdos y no cuenta con la placa identificativa, también será sancionado.

Analizar el ADN de los perros es una medida que no se utiliza en ningún punto de Galicia, pero sí en otros de España y con éxito, defiende Urdangaray.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

O Barco analizará el ADN de la caca de perro depositada en la calle para multar al propietario