El botelo fue más fiesta que nunca

O Barco amplió la programación de su cita gastronómica con otras actividades


O BARCO / LA VOZ

Hasta paró de llover. O Barco recuperó ayer la primavera para la celebración de la Festa do Botelo. Que cierto es que la comida es bajo cubierto, pero no así todos los actos complementarios que traía la fiesta de O Barco este año. Y el tiempo, el buen tiempo, fue un invitado más que no quiso perderse las novedades de este año. La primera, el cambio de ubicación del homenaje y el pregón, en un acto presentado por José María Rodríguez en el teatro Lauro Olmo. Recordó el presidente del cineclub y exconcejal de Cultura, los inicios de la fiesta hasta llegar a lo que es hoy, una cita declarada de interés turístico de Galicia. En la calle esperaban varios grupos para hacer pasacalles, que animaron el recorrido hasta el pabellón, donde se dieron cita más de mil personas (950 entradas vendidas, y unas 150 invitaciones, entre ellas para los músicos) para degustar el botelo. Por la tarde, cantos de taberna por los bares, y en ello seguían al cierre de esta edición. Y hoy todavía continúa, en la explanada del Malecón, la feria de artesanía y gastronomía.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El botelo fue más fiesta que nunca