De Marchi triunfa bajo la lluvia de Luíntra

Espectacular llegada bajo el agua en la primera etapa en la que La Vuelta pisa terreno gallego


Con más media hora de antelación sobre el horario previsto llegó el italiano Alessandro De Marchi a Luintra. Los ciclistas volaron sobre el asfalto en la etapa en la que La Vuelta llegó a Galicia. Un recorrido épico que finalizó, como no podía ser de otra manera, bajo la lluvia.

Lluvia gruesa que llegó a falta de cinco kilómetros, en el último repecho de una etapa de las que destrozan las piernas de los ciclistas, con picos de hasta el 10%. No era un día de montaña pero los puertos de segunda y tercera categoría hicieron estragos en el pelotón que vivió los 20 últimos kilómetros de manera drámatica, con constantes cortes, escapadas y neutralizaciones que supusieron cambios momentáneos en la clasificación general. Pinot llegó a ponerse líder virtual pero a su llegada a Luintra no logró siquiera colarse en el Top-10 después de que el Movistar trabajase incansable desde la cabeza del pelotón.

De Marchi, del conjunto del BMC, se llevaría la victoria llegando en solitario a la meta tras formar parte de una escapada que, en un principio, contó con 19 corredores. Solo llegó él, que logró deshacerse de Jhonatan Restrepo (Katiusha) en la última rampa, el colombiano buscaba su primera victoria de etapa en una gran vuelta pero finalmente no llegó. Una etapa preciosa que deja la clasificación sin cambios con Simon Yates líder a un segundo de Valverde. 

Mollema: «Ha sido la etapa más dura del año»

El holandés Bauke Mollema (Trek), corredor más combativo de la undécima etapa de la Vuelta y uno de los protagonistas de la escapada del día, afirmó que la de este miércoles ha sido «la etapa más dura del año».

«Ha sido la etapa más bonita de La Vuelta y quizás el día más duro de todo el año. Ha sido tremenda desde salida hasta meta. Ha pasado mucho tiempo hasta que la fuga se formó. Todo el mundo tenía ganas de estar en la escapada. Y luego, no hemos tardado en atacarnos en la escapada. El recorrido también era muy complicado, un subir y bajar constante, mucho más duro de lo esperado», destacó.

Mollema trató de llegar en solitario a la meta de Luintra con un ataque lejano, pero al final le fallaron las fuerzas.

«Lo he dado todo. Estaba en la escapada y he tratado de escaparme a 50 kilómetros de meta, pero realmente no tenía piernas suficientes para luchar por la etapa en el final. A pesar de todo, este premio es una buena recompensa», dijo.

Continúan las emboscadas camino de Estaca de Bares

Fernando Escartín la definía hace semanas como engañosa, pero lo cierto es que la duodécima entrega de La Vuelta, 181 kilómetros entre Mondoñedo y Faro de Estaca de Bares - Mañón, encendió la luz de alarma en el pelotón. Como señalan todos los analistas, el irregular territorio que bordea la costa lucense, hasta llegar al emblemático final, pondrá las orejas tiesas a directores y ciclistas, estos últimos con el lastre en la mochila del esfuerzo de ayer en dirección a Luíntra. Aunque a los favoritos les gustaría guardar fuerzas con vistas a la terna asturiana, quizás no puedan permitirse el lujo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

De Marchi triunfa bajo la lluvia de Luíntra