A la cárcel tras empadronarse en Muíños para ver a su expareja, rompiendo la orden de alejamiento

La Voz OURENSE

MUÍÑOS

Santi M. Amil

El encausado sabía que la víctima se desplazaba allí en fines de semana, festivos y vacaciones

29 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El Juzgado de lo Penal número 1 de Ourense determinó ayer la culpabilidad de un hombre de 31 años, vecino de Ourense, al que se acusaba de quebrantar una orden de alejamiento de su expareja. En mayo del año pasado, al encausado se le prohibió aproximarse a menos de 500 metros de la víctima, su domicilio o lugar de trabajo. A pesar de ello, llegó el mes de noviembre y el hombre se empadronó en Tourós (Muíños), a sabiendas de que la mujer se desplazaba allí los fines de semana, así como en festivo y temporadas de vacaciones.

El pasado 19 febrero, agentes de la Guardia Civil de Lobios y Calvos de Randín constataron la presencia del encausado en Tourós, con pleno conocimiento de que se hallaba a menos de 500 metros de la afectada, que sufre crisis de ansiedad e insomnio con pesadillas a causa de una situación de acoso constante. Ahora, el hombre ha sido condenado a nueve meses de prisión.

Sorprendido en el rellano

También en el Juzgado de lo Penal número 1 de Ourense se condenó ayer a 80 días de trabajos en beneficio de la comunidad a un vecino de Carballedo (Lugo), al que se imputaba un delito de coacciones después de que su expareja sentimental, residente en Ourense junto a su hija, denunciase que encontró al encausado en el rellano de su edificio en dos ocasiones, apenas una semana más tarde de que ambos dejasen la relación.