Dos años de cárcel por una paliza a su pareja, que huyó en plena noche para pedir ayuda

La Voz OURENSE / LA VOZ

MUÍÑOS

m. v.

La mujer abortó tras la agresión, pero no hay pruebas de que el acusado supiera de su estado

21 oct 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

En dos años de prisión ha quedado fijada la condena para un hombre al que se considera responsable de haber propinado una paliza contra su compañera sentimental. La víctima tuvo que huir de casa en plena noche y caminó varios kilómetros para pedir ayuda, sufriendo posteriormente un aborto debido a las lesiones que padeció.

Y aunque el acusado, Emilio José L. L., también había sido juzgado por haber provocado que su pareja perdiera al bebé que esperara, así como por haberla sometido a una situación de maltrato habitual, el magistrado encargado de ver este caso no considera probado ninguno de esos dos cargos, absolviendo de ellos al sospechoso. Cree, por un lado, que no ha quedado acreditado ni siquiera que la víctima supiera que estaba embarazada. Por otro, argumenta que no se ha acreditado la existencia de «episodios concretos de maltrato».

Los hechos se remontan a la madrugada del 29 de junio del 2019, cuando la pareja se encontraba en el domicilio en el que convivían, en Muíños. Entre ambos se desencadenó una discusión durante la cual el imputado, que se encontraba bajo los efectos del alcohol y varios fármacos que había tomado, «golpeó reiteradamente» a su compañera sentimental, siendo testigo de ello la hija del acusado, menor de edad. Cabezazos, patadas y puñetazos por todo el cuerpo sufrió la víctima, que huyó de la vivienda en cuando su agresor se quedó dormido. Caminó cuatro kilómetros, por el monte, hasta llegar a la residencia de ancianos en la que trabajaba, y donde solicitó auxilio a sus compañeros. Tenía tres costillas rotas, policontusiones y heridas en diversas partes del cuerpo, y tuvo que estar hospitalizada durante dos días, sufriendo en ese tiempo un aborto. Estaba embarazada de pocas semanas.